Bruselas diseña su estrategia para captar 806.000 millones para el fondo de recuperación

La Comisión, que prepara su plataforma para subastas planea emitir bonos de 3 a 30 años y letras a menos de 12 meses

El comisario europeo de Presupuesto, Johannes Hahn, en el Parlamento Europeo.
El comisario europeo de Presupuesto, Johannes Hahn, en el Parlamento Europeo.YVES HERMAN (Reuters)

Bruselas aprobará hoy su estrategia para obtener hasta 806.000 millones de euros en seis años para el fondo europeo de reconstrucción. El plan, a cuyo borrador ha tenido acceso EL PAÍS, aboga por una fórmula flexible y diversificada que le permita incurrir en los menores costes y atender todos los pagos contemplados en los planes de recuperación. La Comisión ha dado ya los primeros pasos a la espera de que todos los países ratifiquen el acuerdo.

La Comisión Europea empieza a preparar el terreno para empezar a levantar fondos para financiar el plan de reconstrucción que debe sentar las bases de la recuperación y de la gran transformación económica de la UE. En total, Bruselas estima que necesitará hasta 806.000 millones de euros, equivalentes al 5% del PIB, para sufragar los planes de los 27 socios de la UE. Se convertirá, así, en uno de los principales actores de los mercados de bonos del continente, a la altura de países como España.

Antes, sin embargo, la Comisión necesita que todos los países ratifiquen el paquete aprobado por los jefes de Estado y de Gobierno. Eso significa esperar a que el Constitucional alemán se pronuncie y que Polonia supere el rechazo de uno de sus socios de Gobierno. En cualquier caso, el documento prevé que en junio la Comisión estará preparada “para empezar a movilizar los fondos”.

Durante ese compás de espera, Bruselas ha ido avanzando en cuatro bloques: primero, trabaja con el Banco Central Europeo para configurar la estructura que permitirá canalizar los recursos obtenidos del mercado hasta los Gobiernos beneficiarios; segundo, empezando a crear una red de entidades intermediarias; tercero, fijando las estructuras para asegurar la transparencia y la rendición de cuentas, y cuarto, poniendo en marcha todos los preparativos operativos.

Un paso clave era, sin embargo, definir una estrategia de financiación, que hoy presentará el comisario de Presupuestos, Johannes Hahn. La Comisión ya se endeudó a gran escala para el fondo Sure —para financiar sistemas de protección temporal del empleo como los ERTE—, pero esa fórmula no es suficiente. Entonces, Bruselas pidió prestado en nombre del país beneficiario para obtener unas conficiones mejores y transfirió el dinero a los gobiernos.

Bonos y letras

Ahora es distinto. Necesita levantar entre 150.000 y 200.000 millones anuales, según sus estimaciones, entre junio de 2021 y finales de 2026. Por entonces, la Comisión espera haber dado 407.500 millones en ayudas directas y 386.000 millones en préstamos, si es que al final los países los demandan. “El calendario de desembolsos es complejo y tiene un grado de incertidumbre”, advierte Bruselas, en referencia a que estará vinculado a que los países cumplan los objetivos marcados.

Bruselas, que publicará las necesidades financieras de forma semestral, quiere contar con varias fórmulas de financiación. La Comisión quiere combinar la emisión de bonos —con varios vencimientos, de tres a 30 años— y letras a menos de 12 meses. Y a la vez, combinar las subastas con las operaciones sindicadas. Con todo ese abanico, espera poder desarrollar una base de inversores diversificada, tanto desde el punto de vista institucional como geográfico.

Bruselas también ha abierto ya el plazo para que las instituciones financieras interesadas en formar parte de su red de intermediarios trasladen sus propuestas. Las entidades deberán tener autorización comunitaria y comprometerse a adquirir un mínimo del 0,05% del volumen subastado. La Comisión examinará todas las peticiones y publicará una primera lista a finales de mayo.

Una plataforma para un alud de bonos y letras

La Comisión afronta un trabajo intenso en los próximos dos meses. Debe revelar la plataforma que usará para las subastas de bonos y letras, fijar una política de precios y vencimientos para los préstamos del plan de recuperación y publicar el primer informe sobre las necesidades de financiación del semestre.

Este documento, que será una guía para los inversores y para las instituciones, deberá ser ya una primera indicación de los fondos que Bruselas necesitará para lo que queda de 2021.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Lluís Pellicer

Es jefe de sección de Economía de EL PAÍS, donde ha desarrollado la mayor parte de su carrera. Ha sido corresponsal en Bruselas entre 2018 y 2021 y redactor de Economía en Barcelona, donde cubrió la crisis inmobiliaria de 2008. Licenciado en Periodismo por la Universitat Autònoma de Barcelona, ha cursado el programa de desarrollo directivo de IESE.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS