Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El FMI defiende un aumento del gasto social ante el repunte de las protestas

El organismo pasa página definitiva a la austeridad y defiende la política fiscal como vía para aumentar la inclusividad y la cohesión

Foro Económico Mundial de Davos
Foro Económico Mundial de Davos AFP

Durante la presentación del informe de perspectivas de la economía mundial en el marco del Foro de Davos, citaba la presidenta del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, al maestro ruso León Tolstói en Anna Karenina para asegurar que "toda la variedad, todo el encanto y toda la belleza está hecha de luces y sombras". Georgieva se refería a los claroscuros que afronta la economía global en los próximos meses pero esas palabras bien podrían aplicarse a las políticas del organismo que preside, duramente criticado durante años por su defensa de la austeridad y las recetas de recorte de gasto público.

Ahora que los tiempos de la crisis financiera internacional quedan lejos en el tiempo y que en los últimos meses se han desatado numerosas protestas sociales en puntos muy diversos del planeta, el organismo defiende un aumento del gasto social como vía para limitar su impacto sobre la economía y aumentar la inclusividad y la cohesión social. "Es importante reconocer que el gasto social está bien orientado, que los más vulnerables deben estar protegidos y que los Gobiernos deben asegurarse de que el crecimiento y la recuperación son compartidos por todos", según admitía la economista jefe del organismo, Gita Gopinath, este lunes en Davos en lo que parece una revisión de los postulados defendidos en la última década por el organismo. 

"En todas las economías, un imperativo clave —y cada vez más pertinente en un período de creciente descontento— consiste en ampliar la inclusividad, y garantizar que las redes de protección social estén en efecto protegiendo a los más vulnerables y que las estructuras de gobierno refuercen la cohesión social", subraya el Fondo en su informe entre lo que deben ser las prioridades de la política económica en el actual contexto.

Lejos quedan ahora los tiempos de los hombres de negro y las recetas de austeridad que el organismo impulsó con mano de hierro durante la crisis financiera, pese al fuerte deterioro que sufrían entonces todos los indicadores sociales en países como Grecia, Portugal o España. De hecho, el Fondo admite ahora que "la agudización del malestar social en muchos países --debido en algunos casos al deterioro de la confianza en las instituciones tradicionales y la falta de representación en las estructuras de gobierno-- podría trastornar la actividad [económica], complicar las iniciativas de reforma y hacer mella en la actitud, lo cual haría disminuir el crecimiento por debajo de lo proyectado".

Si bien el organismo reitera que "los países con niveles elevados de deuda deberían en general llevar a cabo consolidaciones a fin de estar preparados para la próxima desaceleración y el gasto en prestaciones que se avecina" también en esta ocasión introduce matices y permite excepciones en caso de que "la demanda privada sea muy débil". Asimismo, defiende que "las autoridades estarán en condiciones de contrarrestar la próxima desaceleración si preparan con antelación una respuesta para contingencias. La estrategia debería asignar a la inversión un papel protagónico en lo que se refiere a la mitigación del cambio climático, así como en ámbitos que apuntalan el crecimiento potencial y que garantizan una amplia distribución de los beneficios, como educación, salud, capacitación de la fuerza laboral e infraestructura". En definitiva, las grandes partidas del presupuesto.

"El inicio de esta década trae recuerdos inevitables de los años veinte del siglo XX: elevada desigualdad, rápido desarrollo tecnológico y grandes retornos en el ámbito financiero", recordaba este lunes Georgieva. "Para que la analogía se quede ahí y no vaya a más, actuar unidos y de forma coordinada es absolutamente decisivo". "Estén listos para actuar si el crecimiento se desacelera de nuevo", ha advertido Georgieva, que reclama una reforma tributaria coordinada a nivel internacional, de la que sin duda se va a oir hablar mucho estos días en Davos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información