la crisis del coronavirus

Las Bolsas caen ante la subida de la tensión entre China y EE UU

El Ibex borra las ganancias a última hora y cierra plano, mientras la ofensiva bajista se relaja

Bolsa de Madrid.
Bolsa de Madrid.Bernat Armangue / AP

Las Bolsas dependen de la política. Más que nunca. De la fiscal y monetaria, con los planes de estímulo de los Gobiernos y de los bancos centrales, suelen venir las buenas noticias. De la geopolítica, con las tensiones entre Rusia y Arabia Saudí por el crudo y las comerciales entre China y Estados Unidos, acostumbran a llegar las malas. Este jueves, con la temporada de resultados finalizada y sin grandes indicadores macroeconómicos que tener en cuenta, los inversores se han fijado en la escalada de tensión entre las dos grandes potencias, y han preferido apostar por la cautela. El Ibex 35 español ha evitado las caídas de los principales parqués europeos y ha cerrado plano, tras malograr a última hora unas ganancias que habían superado el 1%. La buena noticia es que la ofensiva de los bajistas se ha relajado.

Trump ha vuelto a acusar a China —en este caso directamente a su líder, Xi Jinping— de crear una carnicería en el mundo por la covid-19. Y cuando las Bolsas europeas estaban a punto de cerrar, China ha respondido con amenazas de represalias si el Senado aprueba una ley para reforzar la supervisión de las empresas del país asiático en las Bolsas estadounidenses. La conclusión es que vuelve el miedo a una guerra comercial. Si es que en algún momento se había ido.

En ese contexto, el Ibex ha empezado la jornada en rojo y, tras conseguir revertir su mala apertura, ha perdido todas las ganancias a última hora por culpa de la tensión entre las dos grandes potencias. El selectivo español ha cerrado plano, con una ridícula subida del 0,04%. Los 6.686,1 puntos tienen un sabor amargo al final de una sesión en la que ha llegado a rebasar con creces los 6.700, gracias al impulso de IAG y las telecos. Finalmente, la petrolera Repsol y la banca han lastrado la Bolsa de Madrid.

El índice español no se libra de la volatilidad, que vivió especialmente en las dos jornadas previas. Pero esta vez el culpable ha sido otro. El acoso por el fin de la veda a los bajistas, que causaron importantes sacudidas en varios valores el martes y el miércoles —Bankia y Sabadell fueron los grandes perjudicados—, va amainando. La corriente de fondo es buena: España sale progresivamente del confinamiento, registra datos razonables de víctimas mortales y cada vez parece más claro que puede contar con la ayuda de sus socios europeos, muy especialmente desde Fráncfort. Pero la remontada no será fácil de consolidar mientras Washington y Pekín no mejoren su relación.

Los principales selectivos del continente han cerrado en rojo, después de un amago de subida tras la apertura de Wall Street, que a medida que avanza la sesión confirma una caída de alrededor de un 0,5% por el miedo a una guerra comercial. El Dax alemán ha encabezado las pérdidas al caer un 1,41%, y pone fin al rally de los últimos días. Las demás plazas lo han acompañado con bajadas moderadas.

La inflación del Reino Unido, la menor desde 2016, refleja la extraordinaria congelación de la actividad económica, pese a los estímulos monetarios, y el índice PMI de la zona euro muestra un alivio en el desplome de la confianza de los compradores, pero muy lejano aún a cualquier atisbo de cambio de tendencia.

Los inversores también estaban pendientes este jueves del nuevo dato de paro semanal en Estados Unidos, que ha sumado otros 2,4 millones de demandantes de empleo. La situación sigue siendo complicada. Michael Hewson, analista senior de CMC Markets, cree que las Bolsas no llegarán a los niveles de las mejores semanas de abril: “Si bien hemos visto resiliencia en los mercados europeos, todavía hay precaución, y parece que no podemos superar los picos que vimos a finales del mes pasado”, explica, según recoge Reuters.

La prima de riesgo, estable

En el mercado de deuda, la prima de riesgo escapa en los últimos tiempos de las tensiones de los parqués y se aferra a la estabilidad que aporta el Banco Central Europeo, mientras el Tesoro continúa sus subastas masivas con gran éxito. El diferencial del bono español a diez años y el bono alemán sube ligeramente pero se mantiene en el entorno de los 120 puntos básicos, y el italiano no supera los 210. El euro corta su escalada de los últimos días y se aleja de los 1,1 dólares.

Un día más, el petróleo también da buenas noticias y prosigue su imparable remontada, impulsado por el mayor optimismo sobre la demanda ante los planes de desescalada de los principales países. Los futuros para junio del texas, de referencia en Estados Unidos, se pagan a 33 dólares, mientras el barril de brent europeo supera los 36, y ya se mueve en cifras similares a los del inicio de la Gran Reclusión. Ambos registran ligeras subidas.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

- Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia

Más información

Lo más visto en...

Top 50