Interjet

El fisco mexicano aprieta a la aerolínea Interjet por el impago de varios millones de dólares en impuestos

Las autoridades tributarias embargan una propiedad de la familia Alemán para asegurarse el pago de la deuda

Un avión de Interjet, en San Antonio, Texas.
Un avión de Interjet, en San Antonio, Texas.Robert Alexander / Getty Images

El Servicio de Administración Tributaria (SAT) de México embargó este jueves una propiedad de la familia Alemán, dueña de la aerolínea Interjet, por la deuda millonaria que arrastra la compañía. La lowcost lleva un año con problemas de personal, varios trimestres de pérdidas y un litigio con el SAT por el supuesto impago de alrededor de 900 millones de pesos, unos 35 millones de dólares al cambio de este viernes, según han publicado varios medios mexicanos. Tras la noticia del embargo, la empresa ha asegurado haber logrado un acuerdo “para atender sus obligaciones tributarias”.

En agosto de 2019, las autoridades iniciaron un procedimiento legal para embargar hasta el 10% de los ingresos mensuales de la aerolínea, fundada en 2005 como una de las pioneras del bajo coste en México, pero esta recurrió ante un juez para suspender la medida al considerar que ponía en riesgo su operación. La deuda con el SAT está relacionada con presuntos impagos del IVA y el ISR, pero la empresa también tiene pendientes otros impuestos aeroportuarios, según documentos oficiales a los que tuvo acceso la ONG Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad. En total, los impagos pueden ascender a 3.000 millones de pesos, unos 120 millones de dólares.

El edificio embargado es la sede de la Fundación Miguel Alemán Valdés, expresidente de México (1946-1952) y patriarca de una dinastía que mezcla negocios y política. La propiedad, situada en el acomodado barrio de Polanco en Ciudad de México, pertenece a Miguel Alemán Velasco, hijo del exmandatario, exgobernador del Estado de Veracruz y padre del fundador de Interjet, Miguel Alemán Magnani, quien también es miembro del consejo empresarial que asesora al presidente Andrés Manuel López Obrador. En febrero, padre e hijo acudieron a una cena en Palacio Nacional junto a otros empresarios, donde López Obrador pidió una contribución monetaria para la lotería del avión presidencial.

El comunicado de la aerolínea indica que el acuerdo con el SAT ha permitido “el cumplimiento gradual de los compromisos pendientes” y no implica una condonación de impuestos. El Gobierno mexicano, que abandera la lucha contra la corrupción, ha rechazado recurrir a este tipo de medidas por considerar que las Administraciones pasadas abusaron de las amnistía fiscales en beneficio de las grandes empresas.

López Obrador ha insistido en el pago de adeudos fiscales en los últimos días, mientras la crisis del coronavirus incrementa la presión sobre su Gobierno. El presidente ha apuntado a 15 compañías, sin mencionar los nombres, que supuestamente deben al fisco 50.000 millones de pesos, unos 2.000 millones de dólares. “Algunas ni contemplaban lo de pagar impuestos, era un asunto que siempre arreglaban con influyentismo y no pagaban. En esos casos, se va a proceder legalmente, tanto en la vía civil como en la penal, de acuerdo a lo que se trate”, dijo el mandatario la semana pasada.

El coronavirus ha afectado de forma severa a las aerolíneas de todo el mundo y complicado aún más la situación financiera de Interjet. A finales de marzo, la compañía suspendió todas sus rutas internacionales debido a las restricciones impuestas por varios países y a la drástica caída en la demanda. Interjet cubre 25 destinos en el extranjero, principalmente en Estados Unidos, el epicentro de la pandemia, pero también en otros países latinoamericanos como Colombia o Perú, que decretaron el cierre de fronteras para combatir la expansión del virus.

Más información

Lo más visto en...

Top 50