Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Banco de España advierte de las dificultades que tendrán las entidades medianas en el futuro

El gobernador Pablo Hernández de Cos afirma que será más “independiente y riguroso” para recuperar la reputación

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, durante su intervención en la inauguración del Encuentro del Sector Financiero organizado por el IESE y EY.
El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, durante su intervención en la inauguración del Encuentro del Sector Financiero organizado por el IESE y EY. EFE

El gobernador del Banco del España, Pablo Hernández de Cos, no hizo comentarios sobre las negociaciones para una posible fusión de Unicaja con Liberbank, tal y como ambas entidades han reconocido ante la CNMV, pero sí advirtió de los problemas a los que se enfrentan estas entidades. Preguntado en la mañana del miércoles por las fusiones de bancos medianos, ha afirmado: "El Banco de España no gestiona las entidades. Ellas saben los retos que tienen porque vienen imposiciones regulatorias en las que no caben puestos intermedios", dijo en el 14 Encuentro Bancario organizado por el IESE con EY celebrado en Madrid.

Hernández de Cos comentó que la baja rentabilidad del negocio impide que algunas entidades puedan llevar las inversiones necesarias que exige la transformación digital del negocio. Además, citó expresamente a los bancos medianos al decir que pueden tener problemas para captar, a precios asumibles, los activos financieros que requiere el supervisor para reforzar su solvencia.

El gobernador señaló que "en el caso de las entidades españolas de menor tamaño estas tienden a financiarse fundamentalmente vía capital y depósitos y no suelen hacerlo apelando a los mercados de capital. Estas características que, en general, proporcionan una mayor estabilidad al pasivo, sin embargo, conllevan un menor nivel de pasivos elegibles y provoca, además, que exista una base de inversores limitada y posibles dificultades en el acceso a los mercados de deuda no preferente".

Y añadió que "es previsible que las emisiones de este tipo de instrumentos tengan un impacto en el coste de financiación de las entidades medianas españolas mucho mayor que el esperado para las más grandes. Esto se debe a las dificultades de acceso a los mercados, anteriormente mencionadas, junto con las mayores primas de liquidez que previsiblemente exijan los inversores potenciales".

Hernández de Cos advirtió, entre los diferentes retos de la banca, que la irrupción de las fintech y las bigtech (Google, Amazon, Facebook y Apple) están golpeando su negocio llevándose clientes con el incentivo del pasivo y corren el riesgo de que las entidades tradicionales se queden ofreciendo servicios con escaso valor añadido.

"Ser más independientes y rigurosos"

El gobernador ha comentado esta mañana que la institución "está concentrada en recuperar la reputación siendo más independientes y rigurosos. Este es un compromiso del Banco de España". El supervisor ha respondido así a una pregunta sobre su reacción ante las conclusiones preliminares de la comisión de investigación de la crisis financiera, donde se culpabiliza a esta institución, además de a los gestores, de la debacle bancaria de 2012 en España. No obstante, aclaró que está a la espera de las conclusiones definitivas de esta comisión.

En el discurso Hernández de Cos dijo que los principales desafíos son: acelerar la venta de activos improductivos, reforzar el capital y los pasivos susceptibles de ser utilizados para recapitalizar el banco, "reforzar la reputación del sector evitando el riesgo de conductas inapropiadas, afrontar el reto de la rentabilidad sin una indebida relajación de los estándares de concesión de crédito, y avanzar en el aprovechamiento de las nuevas tecnologías, que aunque representan un gran reto para el sector, al mismo tiempo, suponen una oportunidad para las entidades que sepan aprovecharlas".

El gobernador recordó que las reclamaciones de los clientes se han "multiplicado por seis entre 2014 y 2017. La reputación bancaria está muy erosionada". Habló de actitudes "no apropiadas" en este campo, denunciadas por las resoluciones judiciales, y pidió "reaccionar y corregir estas prácticas porque queda mucho por hacer".

Y pidió que tengan "una actitud muy activa en el desarrollo de una fuerte cultura orientada, no solo al cumplimiento de las normas de transparencia con los clientes, sino fundamentalmente al conocimiento y satisfacción de los intereses de estos. La red de ventas debe tener un mecanismo de incentivos que no genere estímulos equivocados o contraproducentes. Deben incorporar la perspectiva de la protección de la clientela a su marco de apetito por el riesgo, erigiéndose en un elemento fundamental a considerar en su gobernanza y procesos de toma de decisiones", señaló.

No hay burbuja inmobiliaria

El gobernador del Banco de España negó que el mercado estuviera de nuevo al frente de una burbuja inmobiliaria, una pregunta que reconoció se ha convertido en recurrente. Hernández de Cos considera que “estamos lejos de un crecimiento excesivo del crédito”, aunque admitió que los precios si están subiendo "de manera importante, aunque claramente por debajo de los niveles de la crisis".  En este sentido, recordó que si esto ocurriera, "ahora si tendríamos herramientas para mitigar los efectos" de una subida de los precios.

En este sentido, recordó que tras la crisis financiera, se ha establecido "el colchón de riesgo sistémico, la posibilidad de limitar concentraciones excesivas de riesgos, aumentar requerimientos de capital o revisar los denominados activos ponderados por riesgo en exposiciones al sector inmobiliario. Estas herramientas nos permitirán a los supervisores desarrollar políticas macroprudenciales que interactúen con las políticas microprudenciales y con la política monetaria", dijo Cos.

El supervisor recordó que las empresas no financieras han reducido en 40 puntos porcentuales su deuda y las familias, en 20 puntos. También apuntó que la construcción solo tiene un peso del 5% sobre el PIB, "en línea con la media europea y lejos del 12% que tuvo España antes de la crisis".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información