Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Repsol destinará 2.500 millones de su macroplan de inversiones a irrumpir en el gas y la electricidad

El grupo elevará su dividendo un 8% anual hasta llegar a un euro en 2020 tras actualizar su plan estratégico

El presidente de Repsol, Antonio Brufau y el consejero delegado, Josu Jon Imaz, antes de presentar el plan estratégico para el periodo 2018-2020
El presidente de Repsol, Antonio Brufau y el consejero delegado, Josu Jon Imaz, antes de presentar el plan estratégico para el periodo 2018-2020

Repsol va a lanzar un macroplan de inversiones y destina una parte importante a irrumpir en el negocio del gas y la electricidad. En concreto, va a invertir 15.000 millones de euros entre este año y 2020, un periodo en el que prevé elevar el dividendo un 8% anual hasta repartir un euro por acción e irrumpir en el negocio de gas y electricidad. La compañía ha actualizado su plan estratégico para la segunda mitad del mismo tras haber superado sus objetivos con antelación. Además de las citadas inversiones y el aumento del dividendo, la nueva estrategia se basa en el desarrollo de nuevos negocios vinculados a la transición energética, básicamente en el gas y la generación eléctrica baja en emisiones.

En ese sentido, del total de la inversión, destinará 2.500 millones de euros a proyectos de bajas emisiones, lo que supone incorporarse al sector eléctrico y entrar de forma activa en el negocio del gas natural tras la venta de su participación en Gas Natural. Tras esta operación, por la que recibió 3.800 millones, el grupo centrará su estrategia en ser mayorista de gas y alcanzar el 15% de cuota de mercado; aprovechar su red de clientes en España (10 millones) para hacerse fuerte en el segmento minorista, y convertirse en generador con bajas emisiones con ciclos combinados y renovables. La expectativa es hacerse con 2,5 millones de clientes hasta 2025.

Según explicó el consejero delegado, Josu Jon Imaz, el grupo está hablando con varias compañías para comprar activos, aunque recalcó que si no avanzan por ese camino lo harán por el orgánico, mediante inversiones directas. Imaz condicionó las inversiones a que tengan una rentabilidad de al menos el 10%. Asimismo, la empresa quiere potenciar su presencia en el vehículo eléctrico, en el que ya ha lanzado un proyecto asociado con KIA para operar en grandes capitales.

"Queremos ser actores de la generación distribuida en un mercado abierto y con la tecnología como vector fundamental", dijo. "Somos parte de la transición energética y queremos ser protagonistas y generar valor para el accionista mucho más allá de 2020" añadió Imaz, que lanzó un mensaje a la nueva ministra de Medio Ambiente, Teresa Ribera, basado "en la reducción de emisiones con la máxima eficiencia y los menores costes para tener una sociedad industrial competitiva".

Exploración y producción

Otros 1.500 millones se enfocan a iniciativas en el área de downstream (refino, marketing, petroquímica, lubricantes y trading) repartidos entre la expansión internacional y mantenimiento y mejora de activos clave. La expansión incluye el negocio de estaciones de servicio en México y Perú. También tiene previsto impulsar el crecimiento en Asia y Suramérica para lubricantes y en Francia y Marruecos para gases licuados del petróleo (GLP).

En todo caso, la mayor parte de los 15.000 millones (el 53%) irá a parar al negocio de exploración y producción. La empresa que preside Antonio Brufau invertirá las dos terceras partes de los 7.900 millones a incrementar la producción de hidrocarburos una media del 8% y garantizar un nivel de reservas óptimo a medio y largo plazo. La mayor parte de inversiones se concentrarán en el crecimiento orgánico en activos ya existentes. El objetivo es alcanzar los 750.000 barriles equivalentes de petróleo al día en 2020. El plan estratégico se basa en un escenario lineal de precios del Brent a 50 dólares por barril.

En cuanto al dividendo, mantendrá la fórmula del scrip dividend (remuneración en acciones) junto con un programa de recompra de títulos que evitará la dilución de quienes opten por cobrar en efectivo.