X
Privacidad y Cookies

Utilizamos Cookies propias y de terceros para ofrecer un mejor servicio y experiencia de usuario.

¿Permites el uso de tus datos privados de navegación en este sitio web?

¿Qué sube y qué baja en 2018? Precios al alza para sueldos de bajo coste

El nuevo año trae subidas en servicios como la energía o la telefonía que no se verán acompañadas por aumentos salariales

Mercado de la Plaza de Lugo en A Coruña. EFE

La recuperación económica se aprecia en todas las variables macroeconómicas: crecimiento, consumo, exportaciones, inversión y precios. Se estima que la economía cierre 2017 con un crecimiento del 3,1% y para 2018 se modere hasta el 2,3% por el efecto catalán. Pero los salarios, como ya ocurriera en este año que se cierra, no notarán en exceso en 2018 esos vientos propicios.

De los sueldos que dependen del Boletín Oficial del Estado, solo los que estén sujetos al salario mínimo verán mejorar notablemente su situación: sube un 4%, hasta los 736 euros al mes. Los pensionistas recibirán su tradicional aumento del 0,25%. Con este incremento, la pensión mínima se situará en 639,3 euros y la máxima será a partir del 1 de enero de 2.580,1 euros al mes. Mientras, los funcionarios tendrán que esperar a que se aprueben los Presupuestos aunque el Gobierno ha prometido un aumento mínimo del 1,5% en 2018.

El resto de asalariados vive sujeto a nóminas low cost, con incrementos mínimos. En 2016 ya el sueldo medio bajó en España otro 0,8%, hasta 1.878 euros brutos. El salario medio de aquellos con menos de un año de antigüedad en el trabajo era de 1.230 euros brutos, igual que nueve años atrás. Durante 2017 algunas empresas han revisado al alza sus salarios. En el caso de las subidas pactadas en nuevos convenios sectoriales, la media es inferior al 1,5%. Pero no han recuperado el poder de compra precrisis. Hace años que sindicatos y patronal no se ponen de acuerdo en concretar una recomendación general de subida de salarios que sirva al menos de referencia para los millones de empleados de la empresa privadas.

Por el contrario, los precios vivirán el inicio del año con un nuevo repunte. El IPC terminó el año en el 1,2% y el consenso para 2018 es un crecimiento cercano al 1,5% (media según los expertos de Funcas) pero con aumentos importantes en servicios básicos como la luz, el gas y las telecomunicaciones y la consiguiente pérdida de poder adquisitivo para la mayoría de los que dependan de una nómina o para los pensionistas.

Impuestos en barbecho

El gas natural sube un 6,2% en enero.

Los impuestos se mantendrán en barbecho en el comienzo del año a la espera de que el Ejecutivo logre esos apoyos parlamentarios para aplicar la rebaja fiscal pactada con Ciudadanos. Pero habrá excepciones. Por ejemplo, se revisarán los valores catastrales en 1.831 municipios, que suponen una quinta parte de los que hay en España, lo que puede derivar en aumentos de los impuestos que dependen de sus valores, como el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) o la plusvalía municipal, aunque dependerá de si los propios consistorios no revisan también los tipos de los tributos para volver a aplicar el catastrazo a sus vecinos.

Además, la base máxima de cotización a la Seguridad Social se mantendrá en el 2018 en 3.751,2 euros, mientras que la base mínima se incrementará en el mismo porcentaje que el salario mínimo, un 4%, hasta los 1.99 euros.

Transporte y carburantes

En general, el transporte público no experimenta grandes subidas en las grandes ciudades como Madrid o Valencia, con excepciones como Barcelona, donde la T-10, una de las tarjetas más utilizadas, se encarecerá 25 céntimos (+2,5%) hasta los 10,20 euros el próximo año y el billete sencillo aumenta 5 céntimos (+2,3%) hasta los 2,20 euros.

Movistar y Orange suben sus paquetes de telecomunicaciones Fusión y Love.

Los billetes de Renfe de Cercanías y Media Distancia tampoco suben en enero. En cuanto al transporte aéreo, la bajada de las tasas aeroportuarias del 2,2% y la competencia de las aerolíneas low cost supondrán un nuevo respiro para los viajeros. Además, están de enhorabuena porque las nuevas rutas de largo radio de compañías de bajo coste como Norwegian o Level (IAG) abaratarán notablemente los vuelos trasatlánticos desde España a América.

Los automovilistas lo tendrán peor. Los expertos prevén que el petróleo siga su senda alcista como el registrado en 2017 con un posible repunte del dólar frente al euro. Ambas circunstancias harán que llenar el depósito del coche también sea más caro. Y el precio medio del peaje de la red de autopistas que dependen del Estado subirá un 1,91% en su primer incremento en tres años.

Esa alza del petróleo influirá también en el gas natural, que sube un 6,2% con el comienzo del año, y en la bombona de butano, cuyo precio se revisa a mediados de enero. La factura eléctrica, que terminó el año con una subida de en torno al 10,8% para el consumidor medio, también empezará congelada porque el Ministerio de Energía mantendrá los peajes de la parte del recibo regulada. Dependerá de la climatología si el recibo sigue subiendo aunque para enero se pronostica una ligera bajada.

Telefonía al alza, hipotecas a la baja

La factura de telefonía e Internet sube por segundo año consecutivo para muchas familias. Telefónica ha dado el pistoletazo al anunciar un nuevo aumento de 5 euros mensuales en sus paquetes Fusión a partir de febrero. Orange también subirá en febrero sus paquetes Love entre 2 y 5 euros. Y Vodafone pueden seguirles los pasos.

En cuanto a las inversiones, los ahorradores seguirán perdiendo dinero si lo mantienen en la renta fija, con intereses cercanos a cero o incluso negativos. En la ruleta de la renta variable, la Bolsa cerró con un aumento del 7,4% tras dos años de pérdidas.

Con el cierre de diciembre en el -0,186%, el euríbor, el índice al que se encuentran referenciadas la mayoría de las hipotecas españolas, lleva encadenados 16 mínimos seguidos, lo que permitirá abaratar las hipotecas medias (120.000 euros a 20 años con un diferencial de euríbor +1%) a las que toque revisión en unos 70 euros anuales.

Peor lo tendrán los que quieran adquirir un piso, ya que los expertos vaticinan que los precios de la vivienda subirán entre un 2% y un 5%.

Archivado en:

Outbrain