Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Y si te pagaran por ir en bici...

Hay empresas que incentivan económicamente a sus empleados por ir a trabajar en bicicleta

La bicicleta está de moda. Nadie puede negar no haber visto un mayor número de ciclistas en las grandes ciudades, pero no se trata de una simple percepción subjetiva. Los datos lo demuestran. El sector de este medio de locomoción facturó 1.549 millones de euros en 2016, un 5,28% más que el año anterior, lo que validó a las empresas del pedal, con un porcentaje del 23,49%, como primera fuente de ingresos de la industria deportiva. Así lo afirma el informe elaborado por AMBE, la asociación de marcas del sector. Si todavía no te has subido a esta corriente, en este artículo te explicamos porqué deberías hacerlo.

Biciteta_Europa
El uso de la bicicleta disminuiría en un 24% las muertes por enfermedades cardiovasculares y respiratorias.

Saber que hacer deporte es bueno para tu salud no te cogerá por sorpresa. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la realización de ejercicio moderado,como mínimo, durante 150 minutosa la semana Y la bicicleta en este asunto tiene mucho que decir. De hecho, el Centro de Investigación de Epidemiología Ambiental de Barcelona y el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), tras realizar una investigación en México DF, concluyeron que el uso habitual de la bicicleta disminuiría en un 24% el número de muertes anuales vinculadas a enfermedades cardiovasculares e infecciones respiratorias.

Por otra parte, diferentes estudios prevén que en 2020 el 60% de la población mundial vivirá en las ciudades. Si la contaminación del aire urbano es ya un problema, con ese incremento de personas la situación sería insostenible. La realidad es que los vehículos, según datos de la asociación Amics de la Bici, son responsables del 97% de la contaminación atmosférica de las grandes ciudades. Ahora pensemos en el CO2 que emite una bicicleta. No hay comparación.

Adicionalmente, también ayudaría a reducir la contaminación acústica de los centros urbanosLa OMS recomienda una emisión máxima de 50 decibelios, pero las ciudades más pobladas superan los 65. La eliminación o merma de los vehículos reduciría sustancialmente esta problemática, que en gran parte viene derivada de la conducción de motocicletas. No hay excusas. La sociedad debe concienciarse de este gran problema y, en el esfuerzo por cambiar su mentalidad, toda ayuda es poca y en ello las empresas pueden jugar un gran papel. 

Un euro al día por usar la bici

Un ejemplo de la labor que pueden realizar lo muestra Ingeteam. Esta compañía de ingeniería eléctrica y desarrollo de equipos se convirtió en 2016 en la primera empresa de España en incentivar económicamente a sus empleados por ir en bicicleta. En concreto, Ingeteam abona un euro al día a los trabajadores de su sede central (situada en Albacete) que acuden a su puesto de trabajo en bici, una medida que, según la empresa, ha funcionado excepcionalmente.

Muestra de ello es que, según sus datos, antes de poner en marcha el incentivo solo utilizaban este medio de locomoción cinco de sus empleados. Una cifra que en un año se ha incrementado hasta las 40 personas. A esta misma iniciativa se han unido desde entonces otras empresas como la aseguradora Liberty, que ofrece a sus empleados 37 céntimos por cada kilómetro recorrido durante sus desplazamientos en horario laboral.

El ‘Bike sharing’ en Londres

Bicis_Santander_Londres
Santander patrocina el servicio de alquiler de bicicletas de Londres.

Banco Santander también ha movido ficha en el mundo del pedal. En 2015 se comprometió a patrocinar el servicio de alquiler de la ciudad de Londres por un periodo de siete años con Transport for London (organismo que gestiona las bicicletas) y bajo un coste de 8,5 millones de euros al año más una reserva anual de 1,3 millones. Su objetivo es promover el negocio y llegar a nuevos clientes a través de recompensas, ofertas e incentivos, lo que situó al patrocinio como el mayor del mundo concedido a un organismo público. Gracias a ello el número de bicicletas y de estaciones ha podido aumentarse, además, ha facilitado la puesta en marcha de una aplicación móvil que permite una utilización mas rápida y sencilla del servicio.

Ciudades a dos ruedas

Si después de leer nuestras razones ya estás deseando poder subirte a una bici, atento a esta muestra de ciudades del mundo que podrás descubrir a golpe de pedal.

Ámsterdam: se trata de la ciudad de la bicicleta por antonomasia. ¡Se calcula que solo en la capital de Holanda hay más de un millón de bicis! Descubrir sus calles montado en un sillín te será muy sencillo por su tamaño y su terreno llano, eso sí, deberás tener cuidado con los frecuentes robos y mantenerte muy atento a las señales de tráfico porque las multas son bastante comunes.

Berlín: entrena bien tus piernas porque la capital de Alemania te ofrece más de 600 kilómetros de carril bici, además,su sistema de alquiler te sorprenderá frente a todos las demás por basarse en la voluntad del ciclista. Como lo lees, eliges la cantidad a pagar por tener a tu disposición durante todo un día una bicicleta. Otra curiosidad, desde Berlín existe un carril bici libre de coches que comunica con Copenhague.

Dublín:el servicio público de bicis de Dublín cuenta con unas 80 estaciones. El tamaño de la ciudad te permitirá recorrerla de punta a punta en media hora, justo el tiempo gratuito de las bicis del Ayuntamiento. Que no te pare el tiempo, fíjate en los dublineses: la lluvia no es excusa para no dar pedaladas. Un consejo, no dejes pasar la oportunidad de descubrir Phoenix Park subido a una bici.

Londres: como ya te hemos contado el servicio público está patrocinado por Banco Santander. Es cierto que se trata de una ciudad con muchísimo tráfico y que muchos tramos deberás compartirlos con los coches, por ello deberás extremar las precauciones y guardar siempre la distancia mínima de seguridad. Pero, si no te atreves a recorrer sus calles en bici, una opción es conocer sus parques reales o alguna de sus rutas cerradas al tráfico como Lee Valley. Si te gusta la historia marítima aprovecha su ruta cultural alrededor del Támesis.

Madrid: igual que Londres, Madrid es una ciudad con mucho tráfico y, aunque no hay restricciones, hay pocos kilómetros de carril exclusivo para bicicletas. La buena noticia es que también podrás recurrir a sus parques si lo que buscas es montar sin coches: el Retiro es perfecto para ello. Su sistema público no para de crecer y la diferencia es que sus bicis son eléctricas, por lo que no tendrás que esforzarte subiendo sus empinadas calles.

Buenos Aires: lejos de Europa, cruzando el charco no podríamos acabar esta lista sin hablar de las opciones que ofrece Buenos Aires. Además de encontrarse entre los 20 primeros puestos de la lista The Copenhagenize Index, encargada de reunir a las ciudades más amigables para montar en bici, es la única ciudad de Latinoamérica en hacerlo. Su Gobierno ha diseñado un extenso recorrido de carril bici por calles secundarias separadas del tránsito de coches por medio de separadores físicos con el fin de salvaguardar la seguridad del ciclista. Un dato, si eliges ir en bici podrás beneficiarte de descuentos y productos gratuitos gracias a la iniciativa Premios Vida en Bici, creada por empresas y locales comerciales.

Más información