Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los huelguistas de El Prat recurrirán el laudo que promueve el Gobierno

El Gobierno se reunirá el miércoles de forma extraordinaria para intentar poner fin a la huelga en El Prat

Agentes de la Guardia Civil en los controles del Prat. En vídeo, las declaraciones del ministro de Fomento.

El primer día de la huelga total de los vigilantes de seguridad del aeropuerto de El Prat ha acabado siendo una de las jornadas más tranquilas de las últimas semanas tras la intervención de la Guardia Civil. Los agentes han supervisado este lunes las tareas de los trabajadores de Eulen. Y el cumplimiento de los servicios mínimos, del 90%, ha evitado el caos en pleno puente. El Consejo de Ministros se reunirá el miércoles para decidir si inicia los trámites para que haya un laudo arbitral que ponga fin a la huelga. Los sindicatos han considerado que esa medida es "ilegal" y han anunciado que la recurrirán.

La movilización de la Guardia Civil ha evitado que este lunes, uno de los días de mayor tráfico y en pleno puente de agosto, el aeropuerto de Barcelona sufriera de nuevo largas colas. Sin embargo, esa decisión del Ejecutivo central ha soliviantado al comité de huelga, que lo considera una injerencia que "vulnera" sus derechos laborales. Los trabajadores han acudido a la Inspección de Trabajo, dependiente de la Generalitat, para interponer varias denuncias por supuestas presiones de la empresa y de la Guardia Civil.

Según fuentes de los representantes de los trabajadores, el comité ha denunciado que algunos empleados de baja o de vacaciones han recibido instrucciones de la compañía para que acudieran a su puesto para cumplir los servicios mínimos y que también se ha movilizado a nuevos trabajadores cuyos contratos aún no se han formalizado. Pero los empleados también han denunciado las presiones sufridas, según han dicho, por la Guardia Civil. En concreto, han citado el caso de una vigilante que ha sufrido una crisis de ansiedad por la presencia policial.

La movilización de la Guardia Civil para controlar que se cumplan a rajatabla los servicios mínimos del 90% no ha disuadido a los trabajadores de Eulen de seguir adelante con el paro indefinido. Según el comité, la huelga continuará hasta que se cumplan con sus reivindicaciones o bien hasta que un arbitraje los obligue a volver a sus puestos, pese a rechazar de plano esa medida.

La presencia de la Guardia Civil es la primera de las medidas anunciadas por el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna. La segunda podría materializarse el miércoles, cuando se reunirá el Consejo de Ministros de forma extraordinaria para analizar la situación en El Prat y decidir si pone en marcha el mecanismo para lograr un laudo arbitral que frene la huelga. "El presidente [Mariano Rajoy] me ha trasladado la voluntad de celebrar una reunión extraordinaria del Consejo de Ministros el miércoles por la tarde", ha afirmado De la Serna tras la primera reunión de seguimiento celebrada con la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona. En ese mismo Consejo se podrían abordar también medidas en el caso de que el Parlamento catalán admita a trámite la proposición de ley para la celebración del referéndum soberanista anunciado para el 1 de octubre.

Los abogados del comité de empresa tachan el arbitraje obligatorio de "ilegal" al considerar que la huelga no pone en riesgo la seguridad de los pasajeros. "Esperaremos al laudo y lo denunciaremos en los tribunales porque creemos que es ilegal y vulnera el derecho a la huelga. Seguro que ganaremos ante la justicia, aunque eso será dentro de mucho tiempo y ya nadie se acordará del conflicto", ha asegurado el asesor del comité, Juan Carlos Giménez.

Problemas de seguridad

Los sindicatos CC OO, UGT y CGT han arremetido contra el Ejecutivo al considerar que con la movilización de la Guardia Civil se atenta "contra el derecho de huelga". También el PSOE ha cargado contra el Gobierno. El secretario de Organización del partido, José Luis Abalos, ha asegurado que el recurso a la Guardia Civil "no deja de ser una forma de esquirolaje". De la Serna se ha defendido alegando que la Guardia Civil "ejerce sus competencias" porque "puede haber un problema de seguridad con las aglomeraciones".

El Gobierno catalán, en cambio, ha apoyado la medida planteada por De la Serna. El consejero de Territorio y Sostenibilidad, Josep Rull, ha decidido aparcar las diferencias con el Ejecutivo central hasta que la situación se estabilice, aunque sí afirmó que habrá que "señalar responsabilidades y errores" sobre la demora de la reacción política. Aun así, el consejero ha destacado que en esta ocasión las administraciones han actuado juntas para "reaccionar y dar soluciones".

La intervención de la Guardia Civil, motivada por la huelga indefinida, ha hecho que las colas, que en las últimas semanas llegaron a superar las dos horas, este lunes no hayan superado los 30 minutos. Por la mañana la espera ha oscilado entre los cinco y los diez minutos. La gran antelación con la que los pasajeros han llegado al aeropuerto ha hecho que se formaran largas colas en los mostradores de facturación.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >