Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un exejecutivo de Audi, detenido en Alemania por el ‘diselgate’

Un ingeniero de origen italiano intercambió correos que pueden indicar que conocía la manipulación de los motores desde 2008

Un empleado de Volkswagen trabaja en una cadena de montaje
Un empleado de Volkswagen trabaja en una cadena de montaje EFE

El escándalo de la manipulación de emisiones contaminantes que puso en aprietos al grupo Volkswagen en septiembre de 2015, se cobró esta semana una nueva víctima en Alemania. La fiscalía de Múnich confirmó este viernes que el ex ejecutivo de Audi Giovanni Pamio, un ingeniero italiano de 60 años fue detenido el martes pasado, ante la sospecha de ser responsable de colaboración en fraude y publicidad desleal.

La detención de Pamio, que fue responsable hasta 2015 del desarrollo de motores diésel de Audi, la marca de alta gama de VW, fue revelada este viernes por la edición digital de la revista Der Spiegel y por el periódico Bild. Coincide con el anuncio hecho por las autoridades estadounidenses que comunicaron que habían acusaron al exejecutivo de Audi de haber tenido un papel determinante en el engaño destinado a ocultar el nivel real de las emisiones de gases contaminantes de los autos Audi.

Pamio dirigió desde 2006 y hasta 2015, un equipo de ingenieros responsable de los sistemas de control de emisiones de gases contaminantes para los modelos destinados al mercado estadounidense. Según el periódico Bild, el ingeniero italiano fracasó en el intento de desarrollar un motor que cumpliera con las estrictas medidas que exige la legislación estadounidense y ordenó a sus colaboradores desarrollar software destinado a manipular las emisiones.

La revelación de los medios alemanes y la decisión del Departamento de Justicia de Estados Unidos, obligó a la fiscalía a confirmar la detención de Pamio en un breve comunicado, aunque no mencionó el nombre del detenido. “El lunes, un inculpado fue detenido, se presentó ante el juez el martes y se emitió una orden de arresto”, señaló la Fiscalía de Múnich.

El periódico Bild tuvo acceso al resultado de la investigación llevada a cabo por la Fiscalía de Múnich, que recoge varios correos electrónicos que intercambió Pamio con sus colaboradores y que pueden dar un giro radical al escándalo. En un correo electrónico fechado el 23 de enero de 2008, un ingeniero le advirtió que uno de los software podría ser “problemático en Estados Unidos" ya que podía tratarse de un “mecanismo de desconexión ilegal” que podría ser descubierto por las autoridades estadounidenses.

El 4 de julio de 2008 Pamio recibió otro correo electrónico, que se cita en el escrito de demanda, firmado por otro ejecutivo de Audi responsable de las certificaciones, donde califica de “inaceptable” la estrategia diseñada por Pamio, por tratarse de un software imposible de certificar.

Correos electrónicos clave

Los correos electrónicos tienen una importancia crucial para la estrategia que diseño Volkswagen cuando se descubrió el trucaje de las emisiones toxicas que afectó a unos 11 millones de vehículos, de los cuales, 600.000 se vendieron en Estados Unidos. Los correos, de ser ciertos, demuestran que Audi y algunos altos ejecutivos de VW de la epóca, ya sabían en 2008 de la manipulación de las emisiones, siete años antes de que estallara el escándalo. Pamio fue dado de baja en Audi en septiembre de 2016.

El escándalo, que fue bautizado por los medios como el dieselgate, obligó a renunciar al todopoderoso consejero delegado de VW, Martin Winterkorn y la fiscalía de Braunschweig todavía sigue investigando la actuación en el escándalo de varios altos ejecutivos del mayor fabricante de automóviles de Europa, entre ellos el actual consejero delegado de VW, Martin Müller y al presidente del Consejo de Supervisión del grupo, Hans-Dieter Pötsch, así como a Winterkorn, ante la sospecha de que los tres podrían haber cometido un presunto delito de manipulación de mercados.

Pero, hasta la fecha, todavía sigue siendo un misterio la identidad de la persona que dio la orden de manipular los vehículos dotados con motores diésel. La justicia estadounidense ha responsabilizado hasta la fecha a seis ejecutivos de VW y uno de ellos, Oliver Schmidt se encuentra en la cárcel. Contra los otros cinco ejecutivos se ha emitido una orden de captura internacional y no pueden abandonar Alemania. La situación legal de Giovanni Pamio es diferente: el ingeniero tiene nacionalidad italiana y puede ser extraditado a Estados Unidos.