La venta de autos en Argentina se dispara y apunta una recuperación económica

La reactivación del campo, el blanqueo de capitales y la llegada de vehículos de Brasil por la crisis generan aumentos del 40%

Unidades listas para ser entregadas.
Unidades listas para ser entregadas.Télam

El mercado automotriz en Argentina muestra las dos caras de la moneda. Por un lado, se baten récords de matriculación de vehículos nuevos, al punto que el mes de marzo marcó un incremento del 36,4% interanual mensual y del 42,5% en el acumulado del primer trimestre de 2017, según datos relevados por la Asociación de Concesionarios de Automotores de la República Argentina (ACARA). Por el otro, las fábricas ubicadas en el país continúan con planes de suspensión de personal dado que el progreso no se extiende al mercado laboral porque la gran mayoría de los autos vendidos son importados o tienen gran parte de su factura en fábricas foráneas. Los argentinos se lanzan a la compra de vehículos aunque eso no redunde en mayor rentabilidad para las terminales, abocadas en liquidar el exceso de stock que llega de Brasil.

El mes de marzo marcó otro gran crecimiento en la matriculación de vehículos en Argentina. En total fueron 76.745, un número por demás auspicioso si se tiene en cuenta que en marzo de 2016 se habían patentado 56.280 unidades. Asimismo, el acumulado del primer trimestre del año alcanzó las 230.861 unidades, un 42,5% más que los tres primeros meses de 2016 en los que se habían registrado 162.065 unidades. Franco Roland, analista sectorial de la consultora ABECEB, explica a EL PAÍS que “hay varios motivos que están influyendo para la suba de las ventas, por un lado, un argumento macroeconómico que tiene que ver con la expectativa favorable de la gente sobre la mejora de la economía y probablemente la perspectiva de los consumidores mejoró”.

“Durante 2016, los vehículos crecieron a una tasa por debajo de la inflación y como el dólar durante finales del año pasado y en este trimestre se mostró planchado, la gente elige adelantar consumos de bienes. Por último, una de las actividades productivas que en particular demanda cierto tipo de vehículos es el agro y la ganadería, sectores que están traccionando”, agrega el economista. En ese sentido, los datos son mucho más alentadores al analizar las ventas de maquinarias agrícola, vial e industrial, donde también se observa un importante crecimiento interanual ya que las matriculaciones de marzo de 2017 fueron de 1.018 unidades, contra las 602 de marzo de 2016, lo que refleja un crecimiento del 69%. Los beneficios de las terminales sedujeron a Mariano Cufré, un empleado administrativo de 36 años que adquirió un Ford Focus el anteúltimo día de 2016: “La condición que me pusieron era matricularlo en 2016 para acceder a unos descuentos especiales”.

Sin embargo, los concesionarios tampoco saltan de alegría. “El nivel de ventas es muy bueno”, reconoce Dante Álvarez, Presidente de ACARA, “Nada que ver con 2015 cuando el gobierno no permitía el giro de divisas al exterior y entonces faltaban unidades. Pero, como Brasil hoy no funciona, manda unidades para acá; por eso la mayoría de las ventas que hacemos es de importados, pero con muy poca rentabilidad, porque para competir hay que hacer muchos descuentos para vender todas las unidades que nos enchufan”. “Este año no está siendo bueno en rentabilidad, comparándolo con 2015, cuando la rentabilidad fue altísima y no la venta, porque en ese momento faltaban unidades, era un mercado de demanda”, estima.

“Sacando los eneros, que son meses especiales, para encontrar un mes con este volumen de matriculaciones debemos remitirnos a octubre de 2013. Todo parece indicar que este nivel de actividad se va a mantener y vamos a tener un año completo de crecimiento. Sería importante que desde el Gobierno se estimule la actividad con una reforma impositiva porque nuestro sector padece fuertes asimetrías, en algunas provincias y municipios, que afectan directamente el margen comisional de los concesionarios, completa Alvarez.

El dato también lo confirma Alberto Príncipe, presidente de la Cámara de Comercio Automotor (CCA), quien lamenta que “no se ve la misma tendencia en los autos usados”. “Ese sector está recomponiéndose de una crisis importante que viene desde el año pasado, del orden del 17% de caída y todos los días los stocks son importantes. Lo que pasa con el 0km es que con el blanqueo de capitales hubo muchas posibilidades de compra para sacar el dinero cautivo”, agrega, y augura: “Mientras los stocks y precios de Brasil sigan siendo apetecibles esta tendencia se va a mantener”.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción