Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La retribución del consejo de Telefónica se redujo a la mitad en 2016

Pallete congela su sueldo y renuncia al aumento que le corresponde por asumir la presidencia del grupo

El presidente de Telefónica, José María Álvarez Pallete (derecha) y el presidente de la Fundación Telefónica, Cesar Alierta.
El presidente de Telefónica, José María Álvarez Pallete (derecha) y el presidente de la Fundación Telefónica, Cesar Alierta. EFE

La retribución total percibida por los consejeros de Telefónica en el ejercicio 2016, cuando la compañía ganó 2.369 millones, fue de 10,8 millones, menos de la mitad que los 23,5 millones que recibieron en el ejercicio anterior. Este descenso se produce fundamentalmente por la salida de César Alierta como presidente ejecutivo de la compañía y de Santiago Fernández Valbuena como director de Estrategia.

Así, Alierta redujo su remuneración total desde los 8,69 millones de euros en 2015 a los 1,17 millones en 2016, al cesar sus funciones ejecutivas por las que percibía la mayor parte de sus ingresos. La desaparición de la figura del consejero delegado que ocupaba antes el actual presidente, José María Álvarez Pallete, explica ese importante descenso en el conjunto de las retribuciones del consejo.

En este sentido, su sucesor en el cargo desde abril del año pasado, José María Álvarez-Pallete, ha renunciado al sueldo que le correspondería como presidente ejecutivo de la compañía y continuará con el mismo que percibía cuando ocupaba el cargo de consejero delegado. Además, Pallete renuncia también al cobro de su remuneración fija como presidente del consejo de administración (240.000 euros) y como presidente de la comisión delegada (80.000 euros).

Pallete redujo en más de un millón de euros su remuneración total en 2016 hasta los 5,36 millones que se desglosan principalmente en un salario fijo de 1,9 millones y un variable a corto plazo —sujeto a desempeño y a la consecución de objetivos— de 3, 4 millones de euros.

Blindaje para Pallete, complemento y pensión para Alierta

El consejero delegado mantiene el blindaje de cuatro años. "José María Álvarez-Pallete López mantiene las condiciones de su anterior contrato, que preveía una compensación económica pactada por extinción de la relación, cuando proceda, que puede alcanzar cuatro anualidades como máximo. Cada anualidad comprende la última retribución fija y la media aritmética de la suma de las dos últimas retribuciones variables anuales percibidas según contrato", explica la compañía.

En cuanto a Alierta, que se mantiene como consejero de la empresa que presidía, al margen de su retribución como tal, recibirá un complemento adicional. "En atención a su compromiso de contribuir de forma especial, desde su cargo de Consejero de Telefónica, al desarrollo de las relaciones institucionales del Grupo, el Sr. Alierta Izuel tiene una asignación fija anual especial (adicional a la que le corresponda como Vocal del Consejo y miembro de cualquiera de sus Comisiones) de 500.000 euros", explica la memoria de retribuciones enviada al regulador bursátil.

En lo que no hay gran novedad es en la pensión acumulada por Alierta. Hasta ahora, la compañía había comunicado en el primer semestre del año pasado que tenía acumulados 52,3 millones a cierre de 2015 y al cierre de 2016 ha pasado a acumular 54,2 millones, incluyendo la dotación especial de 35,6 millones de 2015. Pallete acumula 7,1 millones en su pensión.

Por su parte, los directivos que en el ejercicio 2016 integraban la alta dirección de la compañía, excluidos los que forman parte integrante del Consejo de Administración, han percibido durante el ejercicio 2016 un importe total de 9,8 millones de euros, frente a los 10 millones de euros de 2015.

Pallete suprime el plan de incentivos de Alierta

El plan de incentivos se elimina porque no se alineaba bien con la estrategia de la empresa

Por último, y en lo referido a la retribución variable a medio y largo plazo (PIP), correspondiente al periodo 2013-2016, de conformidad con lo establecido en sus condiciones generales, no procedió la entrega de acciones de dicho ciclo del plan, por lo que no se entregó ninguna acción a los directivos. Este plan se acababa este ejercicio, pero la compañía ha decidido suprimir por adelantado el último ciclo.

"En lo que se refiere al tercer ciclo de este Plan (2016-2019), el Consejo de Administración de la Compañía, previo informe favorable de la Comisión de Nombramientos, Retribuciones y Buen Gobierno, acordó no ejecutar ni implementar el mismo por considerar que no estaba suficientemente alineado con la planificación estratégica del Grupo Telefónica, teniendo en cuenta las circunstancias y el entorno macroeconómico", explica.