Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las cadenas de restauración crecen un 7,8% mientras el resto del sector frena

Los grandes grupos facturaron 10.000 millones y ya suponen una cuarta parte de los ingresos del negocio

Restaurante Five Guys en la Gran Vía de Madrid.
Restaurante Five Guys en la Gran Vía de Madrid.

El negocio de la restauración facturó 35.131 millones de euros en 2016, un 1,9% más que el año anterior. Más de una cuarta parte de ese dinero, unos 10.000 millones, salieron de las cajas de las cadenas de restaurantes, según los datos de un informe presentado hoy por Marcas de Restauración, la patronal que agrupa a grupos como Vips, McDonald’s, Rodilla, Telepizza o 100 Montaditos. Con un crecimiento del 7,8% en 2016, el crecimiento de esta rama no solo cuadruplicó la de la restauración en general, sino que explica por sí solo el aumento de facturación del sector restaurador. El resto de establecimientos, los que no pertenecen a las cadenas, se estancan, con una caída de ingresos del 0,3%, según el informe, que no incluye otros datos del sector hostelero como turismo, colectividades, eventos o máquinas recreativas.

El informe recoge solo datos de venta de comida y bebida en los establecimientos de restauración. Con ellos, cifra en 34.467 millones la cifra de ventas del total del sector en 2015, que aumentan hasta 35.131 en 2016. Por su parte, las cadenas de restaurantes facturaron 9.276 millones en 2015 y 10.000 en 2016. Así, el año pasado, el resto del sector vendió por valor de 25.131 millones, por 25.190 del año anterior, una caída del 0,3%, mientras que las cadenas aumentan su facturación un 7,8%.

“Esa cifra nos convierte en dinamizador y palanca de crecimiento de la hostelería en España”, presumió este martes Octavio Llamas, presidente de Marcas de Restauración y responsable de la cadena Autogrill, en un almuerzo informativo para explicar el informe, elaborado por la consultora NPD Group y presentado hoy en unas jornadas en Madrid. Justificó esta idea también en los datos de empleo: casi una tercera parte de los 47.000 empleos creados en la restauración en 2016, 15.000, se crearon en estas cadenas de locales. Los grupos asociados a Marcas de Restauración suman ya 140.000 empleados, alrededor del 12% del sector. Con estas “cifras maravillosas y preciosas”, Llamas calificó 2016 como un año “excepcionalmente bueno”.

Octavio Llamas, durante la presentación del informe.
Octavio Llamas, durante la presentación del informe.

Este crecimiento espectacular se verá frenado un tanto en 2017, según las previsiones que maneja Llamas. Aunque no dio datos del sector restaurador en su conjunto, cifró en un 4,6% el aumento de la facturación de las grandes cadenas, que además prevén añadir 450 locales a una red que cuenta ya con 12.000, con una inversión de 75 millones de euros y dar trabajo a unas 14.000 personas más. “Un crecimiento muy bueno, más del doble que [el previsto para el] PIB”, aunque por debajo del de 2016, cuando “se dieron unas condiciones y estructurales” favorables, como los bajos tipos de interés o el descenso de los precios del petróleo y la energía. Admitió que el repunte de la inflación, el encarecimiento de los carburantes o la subida de tipos de interés –que puede encarecer las hipotecas- pueden afectar a su sector. “Si sube la gasolina o las hipotecas, hay menos dinero para la restauración”, dijo.

Además de estos factores, el otro foco fundamental de preocupación son los impuestos, particularmente el IVA. “En Europa siempre se dice que España recauda poco por IVA. Nos da miedo que los men in black (hombres de negro) de Bruselas puedan decir: ‘Suba un poco por aquí’. Si no hay estabilidad de Gobierno, puede existir la tentación de subir el IVA a la hostelería”, dijo Llamas. “Cada punto de más de IVA son 2,5 puntos porcentuales menos en la facturación de la hostelería”, aseguró. También se dijo preocupado por los “impuestos que bajo bandera de ecológicos pueden afectar a la gestión de establecimientos de restauración, perjudicando a pequeños empresarios, que son los que dominan el sector”.

Finalmente, Llamas citó las trabas administrativas para la apertura de locales y terrazas o la falta de armonización lesgislativa entre las distintas regiones como preocupaciones del sector. Y criticó, en medio del debate sobre los elevados precios de la luz, el "ámbito tarifario eléctrico" inadecuado, que "repercute en buena medida en la hostelería".

Según la radiografía del sector que realiza el informe de NPD Group, los españoles realizaron 7.281 millones de visitas a establecimientos de restauración en 2016, 97 millones de visitas más que el año anterior, un 1,3%. No obstante, el tique medio por visitante apenas aumentó dos céntimos, quedándose en 4,82 euros, un 0,4% más que en 2015. El aumento de tráfico de consumidores se debió, casi en su totalidad, a las cadenas de restaurantes, que recibieron un 5,9% más de visitantes, por apenas un 0,1% del canal independiente (establecimientos no pertenecientes a cadenas).

El informe añade, además, que durante 2016, el momento del día que más creció en visitas a establecimientos de restauración fue el desayuno. "Fue la visita más sacrificada durante la crisis, porque es la más fácil de sustituir, pero ahora se recupera", explicó Montesinos. Sin embargo, gastamos más en las cenas, que es el momento del día que más crece en facturación. Cae la costumbre de ir al local a recoger el pedido, mientras que aumentan las peticiones de envío a domicilio y el consumo en el local. Igualmente, desciende el uso de promociones indiscriminadas.

No al cambio de huso horario

Otro de los puntos que genera inquietud en el sector es el debate sobre un eventual cambio de huso horario, algo que figura, por ejemplo, en el pacto firmado por PP y Ciudadanos para la investidura de Rajoy. “Estamos elaborando un informe sobre el impacto que podría tener”, dijo Llamas. Lo comparan, en todo caso, con la entrada en vigor de la prohibición total de fumar en los locales públicos, que hizo caer la facturación de la hostelería 5,4 puntos porcentuales en el primer trimestre de 2011 respecto al trimestre anterior. “El impacto sería similar, pero aquello afectaba solo a los fumadores y el cambio horario afectaría a todo el mundo. Además, la duración del impacto sería mayor”, explicó Vicente Montesinos, director ejecutivo de NPD Group en España. “Estimamos que la facturación caería entre 8 y 10 puntos porcentuales”, resumió. “Sería catastrófico”, apuntaló Llamas.