UGT rechaza un pacto salarial que no tenga un suelo mínimo de subida

"No vamos a dejar las movilizaciones", advierte Pepe Álvarez, líder del sindicato

El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, durante su intervención en un desayuno informativo celebrado en Madrid
El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, durante su intervención en un desayuno informativo celebrado en MadridKiko Huesca (EFE)

UGT rechaza firmar un acuerdo salarial para 2017 en el que no se contemple una subida salarial mínima. Junto con CC OO ha planteado a CEOE y Cepyme un incremento para 2017 que esté entre la banda del 1,8% y el 3%. Pero las patronales parecen estar más dispuestas por reeditar un pacto como el del año pasado que no fijaba un suelo mínimo y fijaba un tope en el 1,5%. "No vamos a firmar un acuerdo en el que cero sea una opción", ha rechazado Pepe Álvarez, líder de UGT, esta mañana.

A pesar de esta toma de postura, que parece indicar que las negociaciones están en marcha, Álvarez ha comenzado su intervención ante los medios de comunicación para exponer su visión de lo que va a ser 2017 con una declaración que señala lo contrario: "Tengo la sensación de que la negociación no ha comenzado". A continuación ha expuesto el punto en que se encuentra el diálogo. "Ellos no quieren bandas salariales [en referencia a su reclamación] y el "hasta" no es posible".

"Tener un acuerdo salarial es importante", ha expuesto Álvarez, "pero si no lo tenemos no pasa nada". Posteriormente ha aclarado que cuando dice que "no pasa nada", está diciendo que entonces los sindicatos tendrán que negociar empresa a empresa sin tener una referencia salarial en el horizonte, lo que suele facilitar acuerdos.

Cuando Álvarez dice que tiene la sensación de que la negociación no ha comenzado", aplica la misma impresión al resto de frentes que tiene abiertos: "No ha habido negociaciones para el SMI, ni para la Garantía Juvenil, ni para los salarios... . Me gustaría decir que ha habido negociaciones aunque hubieran acabado sin acuerdo". Esta última frase venía precedida de la advertencia de que "la huelga general es un posibilidad abierta".

La movilización es uno de los asuntos que UGT, y CC OO, tienen sobre la mesa en este 2017. Creen que esta legislatura en la que no hay una mayoría clara en el parlamento puede servir para recuperar derechos laborales si a la negociación con los grupos políticos añaden la "presión en la calle". "Lo de las movilizaciones va a continuar. No las vamos a dejar", ha continuado, haciendo referencia a la manifestación convocada el pasado 18 de diciembre.

En línea con la reivindicación de negociaciones, UGT ha subrayado que "la política que se hace sin un mínimo debate con los agentes sociales son alcaldadas". En los sindicatos escoció mucho el pacto al que llegó el PSOE con el Gobierno por el que ha subido un 8% el salario mínimo interprofesional. No solo porque ese aumento queda lejos de su reivindicación sino porque se cocinó sin que ellos participaran mínimamente de las conversaciones. "El PSOE haría bien no yendo a acuerdos unilaterales sin tiempo de debate", ha advertido al que, para UGT, ha sido tradicionalmente su partido político hermano.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete

Sobre la firma

Manuel V. Gómez

Es corresponsal en Bruselas. Ha desarrollado casi toda su carrera en la sección de Economía de EL PAÍS, donde se ha encargado entre 2008 y 2021 de seguir el mercado laboral español, el sistema de pensiones y el diálogo social. Licenciado en Historia por la Universitat de València, en 2006 cursó el master de periodismo UAM/EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS