Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Que el Gordo de Navidad no te arruine la vida. Cómo invertirlo si te toca

El 70% de los premiados en la lotería vuelven a su situación inicial (o peor) después de unos pocos años

Sorteo de la Lotería Nacional
Sorteo de la Lotería Nacional

Si usted no juega a la Lotería de Navidad (o a cualquier otra) no continúe leyendo. Este artículo no es para usted. Este artículo es para los millones de españoles que nos hemos levantado este 22 de diciembre con una pequeña esperanza de que nuestras vidas puedan cambiar, al menos económicamente. Y las conclusiones son desalentadoras. La probabilidad de que su vida cambie, económicamente hablando, es muy pequeña. Probablemente eso ya lo sabía. Pero quizá se sorprenda más al saber que aunque le toque el gordo, es muy probable que su economía no cambie demasiado. Según las estadísticas, el 70% de los premiados en la lotería vuelven a su situación inicial (o peor) después de unos pocos años. Es decir, 2 de cada 3 premiados, en apenas unos años, estarán de nuevo con los mismos problemas económicos que arrastran hoy.

Hace unos meses, analizando las dificultades a la hora de mantener grandes patrimonios familiares, un inversor me comentaba que el problema de las grandes fortunas es que no educan a sus hijos en la gestión patrimonial. Mucha gente se encuentra de la noche a la mañana con un patrimonio que gestionar y sin una formación adecuada para ello. Y desde luego, en el caso de la lotería, el premio viene sin manual de instrucciones.

No estamos preparados para recibir esa cantidad de dinero, y cuando lo recibimos, solemos tomar las decisiones equivocadas. Los primeros pasos suelen ser prudentes. Procuramos en muchos casos reequilibrar nuestros pasivos (tapar agujeros, en el argot lotero). Pero posteriormente el uso que le damos al dinero no es el mejor. Los gastos superfluos aparecen, y ante la merma de nuestro patrimonio, intentamos invertir para recuperar la ganancia rápidamente, lo que suele llevar a mayores pérdidas, y así sucesivamente. Hasta que volvemos a nuestra situación inicial. O peor incluso, porque la sensación anímica después de perder una fortuna no es la misma que la de no haberla tenido nunca. ¿qué debemos hacer con nuestro premio?

Afrontamos preguntas parecidas a diario ¿cómo invertir mi patrimonio? En Bestinver nuestra respuesta es siempre la misma. Divídalo en tres partes (que no tienen que ser iguales). La primera debe calcularse en función de las necesidades tanto inmediatas como previsibles. Por ejemplo, dinero que vaya a dedicar a comprar una casa o pagar la universidad de sus hijos. La segunda parte debe ser una cantidad que nos permita afrontar imprevistos, es decir, una cantidad dedicada a la previsión. Tanto la segunda parte como especialmente la primera deben alejarse de cualquier inversión cuyo objetivo sea generar rentabilidad. Pueden encontrar acomodo en cuentas corrientes, depósitos, deuda a corto plazo,.., es decir, cualquier activo líquido (del que podemos disponer en horas) y que permite guardar nuestro dinero. Sin esperar nada a cambio, tal y como están los tipos, pero sin arriesgar nuestro patrimonio.

La tercera parte, es aquella que ni necesito ahora ni preveo necesitar en el futuro (al menos inmediato). Intente que sea lo más grande que pueda, pero sea realista. Esa parte es la que debemos dedicar a la inversión a largo plazo. Esa parte es la que nos va a permitir seguir manteniendo y aumentando el poder adquisitivo de nuestro patrimonio y el colchón necesario para seguir disfrutando de una posición desahogada en el futuro. Invertir bien a largo plazo es fundamental. Y como sabemos que esa parte de nuestro patrimonio está invertida a largo plazo, no nos preocuparemos por la volatilidad (fluctuaciones de los precios en el corto plazo) sino que esperaremos pacientemente a que genere la rentabilidad esperada. Y sobre esa rentabilidad volveremos a generar rentabilidad, y así sucesivamente. ¿Sabe cuánto le puede suponer una tasa de rentabilidad compuesta del 10% durante 7 años? Pues prácticamente duplicar su capital invertido. Y este premio es más fácil de conseguir que la lotería. Esté preparado. Y mucha suerte.

Gustavo Trillo es Director Comercial de Bestinver

Más información