Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alstom pide detalles sobre el concurso del AVE y no descarta un recurso

Renfe asegura que tiene 15 días para publica la información

Un tren fabricado por Alstom en una planta de mantenimiento de la empresa SNFC
Un tren fabricado por Alstom en una planta de mantenimiento de la empresa SNFC

Alstom, una de las cuatro empresas que competían por el contrato de suministro y mantenimiento de los nuevos trenes de la Alta Velocidad Española (AVE), solicitó ayer a Renfe información adicional sobre la oferta virtualmente ganadora, la de Talgo. El fabricante francés quiere comprobar algunos aspectos técnicos y económicos de la propuesta pues le generan “dudas” y no descarta presentar un recurso si encuentra alguna “irregularidad grave”. Renfe respondió que, como fija la ley, tiene 15 días para entregar la información solicitada.

La multinacional considera que los datos entregados por Renfe el pasado martes, cuando se abrieron los sobres con las ofertas, “no están completos” y por ello solicitó más detalles a través de una carta remitida a la empresa pública. Alstom exige que se haga un desglose la puntuación técnica recibida por Talgo y también pretende que se haga pública la información sobre la oferta económica que, aseguran desde la empresa francesa, no fue leída durante el acto público y por lo tanto no se puede cotejar con lo que establecían los pliegos del macroconcurso ferroviario.

A la parte final de la licitación llegaron cuatro empresas: Siemens, Talgo, Alstom y CAF. Esta última hizo la propuesta económica más favorable pero que fue descartada por un error, mientras que Talgo obtuvo la mejor puntuación técnica. El pedido de construcción de una treintena de nuevos trenes y el mantenimiento por 40 años tiene un coste de más de 2.640 millones de euros. Alstom, por su parte, logró la segunda mejor nota en los aspectos técnicos con su tren Euroduplex pero ofertó un precio ligeramente superior al de Talgo. Las críticas de Alstom se centran principalmente en tres aspectos dentro de la puntuación, explicaron fuentes de la empresa.

Precio inferior

El fabricante pone en duda que Avril, como se llama el convoy propuesto la empresa que dirige José María Oriol, cumpla con las condiciones de “credibilidad” del tren fijadas en el pliego. De otro lado, no cree que la oferta sea el de mayor confort debido a que tiene cinco butacas por hilera y un pasillo más estrecho, lo que permite más asientos por piso que sus rivales, 521. Los franceses también tiene reticencias sobre el precio fijado para el mantenimiento posterior, que es un 30% inferior al que aplica a los contratos que la firma española tiene actualmente.

Renfe respondió ayer que facilitará todos los datos “no confidenciales” a los otros participantes del concurso. La empresa pública, que considera normal que uno de los participantes pida información adicional, cuenta quince días tras la ratificación de la adjudicación, para dar las aclaraciones. Desde Alstom aseguran que, si ven irregularidades no descartan recurrir. Ya hace cuatro meses, Renfe se vio obligada a reformular los pliegos después de que el Tribunal Administrativo de Recursos Contractuales admitiese algunas de las reclamaciones de Bombardier, que consideró contrario a ley europea que se bonificara con un punto la fabricación nacional de los trenes.