Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

CC OO y UGT piden una subida salarial entre el 1,8% y el 3% para 2107

Los sindicatos reclaman que "los sueldos ganen peso en el reparto de la renta"

Pablo Iglesias se despide de Ignacio Fernández Toxo tras la reunión mantenida este miércoles
Pablo Iglesias se despide de Ignacio Fernández Toxo tras la reunión mantenida este miércoles

Ya hay una posición común de UGT y CC OO sobre la política salarial para 2017. Ambas centrales han cerrado hoy un acuerdo para pedir un aumento salarial entre el 1,8% y el 3% para 2017. Así se lo han comunicado los negociadores de ambas centrales, Gonzalo Pino (UGT) y Ramón Górriz (CC OO) a sus homólogos den CEOE y Cepyme en la reunión que han mantenido esta tarde.

Los sindicatos defienden que “las rentas salariales deben ganar participación sobre el reparto de la renta”. Para ello defienden que toda la ganancia de productividad y subida de inflación prevista para 2016, un 1,6% entre ambas, se traslade a la subida de sueldos, incluso más. “Solo aumentos salariales a nivel agregado superiores a este dígito permitirán que la participación de las rentas salariales en el PIB aumenten”, expone el comunicado emitido esta tarde por ambas organizaciones.

Además, reivindican que los convenios vuelvan a incluir una cláusula de garantía salarial por si la inflación sube por encima del incremento pactado inicialmente y recuperar así el poder adquisitivo que se haya perdido.

El incremento reclamado por los sindicatos supera el nivel pactado en 2016. En la anterior edición de Acuerdo de Negociación Colectiva, todavía vigente, se acordaron subidas salariales de hasta un 1% para 2015 y de hasta el 1,5% para este ejercicio.

Al fijar una banda de incremento salarial, la intención de ambas centrales es que dar margen a los negociadores para que el dato final sea más alto o más bajo según los compromisos que se asuman en otras materias. Un aspecto clave sería el empleo: así si en el convenio hubiera indicaciones sobre aumentos de plantilla, los representantes de los trabajadores contendrían su reivindicación salarial, o viceversa.

Otro aspecto que permite la fijación de una banda salarial en lugar de un dígito fijo es la adaptación a las circunstancias de la empresa y el sector. En caso de que la situación de la compañía o su entorno fuera buena, los negociadores podrían optar por un aumento mayor. Si la situación fuera la inversa, la banda permitiría adaptarse a la situación.

Con este acuerdo, UGT y CC OO cierran el desencuentro que mantenían por este aspecto desde que el pasado septiembre el sindicato que dirige Pepe Álvarez puso sobre la mesa un incremento salarial del 4%. CC OO, en cambio, prefería poner el foco sobre la creación de empleo en esta edición del pacto sobre negociación colectiva. Sí que reclamaba una ganancia de poder adquisitivo para los sueldos, pero sin que esto lastrara la creación de empleo.

Este capítulo es solo uno de los puntos en los que se han apreciado discrepancias entre CC OO y UGT en los últimos meses, concretamente desde la llegada de Pepe Álvarez a la Secretaría General de UGT. El diferente énfasis que Toxo y Álvarez ponen en la importancia del diálogo social es otro de esos puntos. Otro de ellos está en la reforma de pensiones, aunque este viene de la época en que Méndez lideraba UGT: mientras este sindicato apuesta por una financiación directa del déficit de la Seguridad Social con impuestos, CC OO se muestra partidario de ahondar en la separación de fuentes de financiación (pagar las prestaciones de viudedad con impuestos) o eliminar topes en las bases máximas de cotización para mantener al contributividad (vinculación entre lo que se paga y lo que se recibe.