Columna
i

Los designios económicos de Rajoy son inescrutables

El presidente del Gobierno aborda el nuevo mandato con la presión de afrontar una agenda llenada de reformas prioritarias y un equipo apenas modificado

Álvaro Nadal recibe la cartera de manos de Luis de Guindos.
Álvaro Nadal recibe la cartera de manos de Luis de Guindos. álvaro sánchez

Sin duda alguna la prioridad inmediata del nuevo Gobierno es la elaboración de los Presupuestos Generales del Estado para 2017, que, posteriormente, se someterán a la aprobación del Congreso de Diputados en lo que será la primera prueba de fuego para un Ejecutivo en minoría obligado a pactar. Ciudadanos le ha asegurado acercarse a la mayoría; ahora habrá que ver que hacen socialistas, PNV y otras fuerzas nacionalistas, a sabiendas de que Podemos y ERC son poco proclives a apoyar sea lo que sea. Tendrán que emplear sus mejores armas para conseguir su apoyo en este asalto, ante unos Presupuestos que se esperan continuistas porque el Gobierno estima que la economía va a crecer a un ritmo mayor de lo previsto y que habrá que hacer menos ajustes de los que pide Bruselas.

Pero hay bastantes más cosas que los Presupuestos en el área económica, como las reformas de las pensiones, de la financiación autonómica, la segunda parte de la reforma fiscal y de la laboral, muy mediatizada por la precariedad que originó la primera... que debe abordar el Ejecutivo de Mariano Rajoy. El presidente ha mantenido el equipo que atravesó la crisis, incorporando a su rasputín económico, Álvaro Nadal, al nuevo Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital, que en realidad no deja de ser otra cosa que el de Industria pero sin industria (se queda con las compañías eléctricas y petroleras, las telecomunicaciones y el caramelo del turismo, que sigue sin tener su cartera ministerial única como exigen en el sector y pese a ser la primera industria nacional), que pasa a depender de Luis de Guindos.

Se esperaba, se especulaba, que el ministro de Economía viera recompensada su tarea de estos años con la vicepresidencia económica y, por tanto, con la presidencia de la Comisión Delegada para Asuntos Económicos del Gobierno, que le habría dado mucho poderío. Pues no. Rajoy ha templado gaitas, como buen gallego, y, además de convencer a Guindos para que siga con su parcela ampliada, no ha querido hurgar en las diferencias entre él y Cristóbal Montoro, que sigue en Hacienda. Así que, mientras unos y otros se soportan, el amo Rajoy continuará presidiendo la determinante comisión delegada. Y se supone que en su ausencia lo hará la vicepresidenta, que por cierto asume la administración territorial que pierde Montoro (es decir, le descafeína las relaciones con las comunidades autónomas).

Tiene sentido juntar Industria y Comercio para la competitividad y la internacionalización

En todo caso, Guindos, quien lejos de irse, como predijo cuando aspiró a presidir el Eurogrupo, ha ganado algo de poder con la incorporación de una cartera de Industria jibarizada por la ausencia de la energía y las telecomunicaciones, con todo lo que eso significa. No obstante, tiene bastante sentido juntar Industria y Comercio, teniendo en cuenta la necesidad de avanzar en las asignaturas pendientes de dar músculo a las empresas para que ganen competitividad y tamaño (sobre todo las pymes) y puedan salir a los mercados internacionales.

Precisamente, las organizaciones empresariales (CEOE, Cepyme, Cámara de España, Círculo de Empresarios, Instituto de la Empresa Familiar...) y profesionales no han tardado en instar al Gobierno al diálogo con la oposición y propiciar pactos de Estado en esas materias, al igual que en educación (probablemente una de las materias clave de la legislatura), formación, unidad de mercado, energía, emprendimiento, mercado laboral, innovación y sociedad de la información, financiación, trabajadores autónomos, simplificación administrativa y mejora de la regulación, fiscalidad, arbitraje y mediación e infraestructuras.

Pero, como subraya la activa Cámara de España, que va a enviar al Gobierno y a las principales fuerzas políticas un documento con las 25 medidas que consideran fundamentales para propiciar la competitividad de las empresas, “estos acuerdos no deben quedar en mera retórica o imagen, sino que han de encontrar su materialización real, y con rapidez, en actuaciones concretas, ambiciosas y evaluables. Pactos, en definitiva, que permitan el reencuentro entre la esfera política y la ciudadanía, reforzando la relevancia y estabilidad de nuestro sistema de economía social de mercado como la única vía para la mejora sostenida del bienestar colectivo”.

Además, las organizaciones empresariales, como la madrileña CEIM, exigen medidas de estímulo empresarial que conduzcan a una reducción más intensa del desempleo a través de la rebaja de los costes sociales, el control del absentismo y una clarificación jurídica de temas como la indemnización de los contratos de interinidad o la campaña de la Inspección de Trabajo sobre registro de jornada. Son los deberes que tiene Fátima Báñez sobre la mesa, junto a las pensiones, para afrontar esta nueva etapa al frente del departamento de Empleo y Seguridad Social .

Alberto Nadal, ausente en la toma de posesión de su gemelo

M. Á. N.

Fue muy significativa, y comentada, la ausencia de AlbertoNadal en la toma de posesión de su hermano gemelo Álvaro como ministro de Energía, Turismo y Agenda Digital, cuya cartera recibió de Luis de Guindos, titular en funciones del departamento en presencia de varios miembros del Gobierno. Rajoy ha querido que los gemelos se hayan traspasado la energía, lo que no se ha entendido muy bien ni en el sector (apenas representado en la toma de posesión) ni en el propio PP y, se supone, que por el propio Alberto, que ha ocupado la Secretaría de Estado de Energía y cuya labor labor fue valorada y mucho por su hermano; pero su salida se da por hecha. Su futuro se coloca en la esfera privada, aunque un golpe de efecto de Rajoy sería proponerle ser jefe de su Oficina Económica, el puesto que ocupaba Álvaro.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50