Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Audiencia de Madrid anula la causa por el fichaje del excuñado de Rato

El tribunal ha aceptado el recurso del exvicepresidente y ha archivado la pieza por falta de motivación

El expresidente de Bankia Rodrigo Rato en los juzgados de Plaza de Castilla. Ampliar foto
El expresidente de Bankia Rodrigo Rato en los juzgados de Plaza de Castilla. EFE

La Audiencia de Madrid ha anulado la pieza separada en la que se investigaba la contratación del excuñado del expresidente de Bankia, Rodrigo Rato, como asesor de esta entidad. El tribunal considera que existe un "déficit de motivación" en la decisión de investigarlo en una nueva causa y le da la razón a Rodrigo Rato, que recurrió la decisión judicial. Con la nulidad, la causa volverá al Juzgado de Instrucción número 31 de Madrid, que debe decidir de nuevo, de forma "motivada y concreta" qué hacer con la investigación.

El juez de Madrid Antonio Serrano-Arnal, que investiga a Rato por delitos fiscales, blanqueo de capitales y corrupción entre particulares, abrió en mayo de 2016 esta nueva vía de investigación por supuesta administración desleal. Durante su declaración ante el juzgado, el exvicepresidente del Gobierno con el PP afirmó que la contratación de su excuñado, Santiago Alarcó, fue "muy beneficiosa" para la entidad, que esta carecía, según él, de "profesionales con su experiencia internacional".

En la causa también se investigaba la contratación de su secretaria personal Teresa Arellano, para la que fijó un salario que alcanzó los 339.619 euros en 2012.

El magistrado ya encargó en diciembre pasado a la Unidad contra el Crimen Organizado (UCO) de la Guardia Civil investigar los detalles del fichaje de Santiago Alarcó, que percibió de Bankia unos 800.000 euros como experto en mercados internacionales entre los años 2011 y 2013.

El hermano de la exesposa de Rato comenzó recibiendo un salario anual de 120.000 euros en 2011, que se elevó en 2012 hasta 240.000 euros, y alcanzó los 480.000 euros en 2013, a pesar de que Rato ya no estaba al frente de Bankia y la entidad había sido nacionalizada.