Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiasco de la Sareb y Bankia llevan a Hacienda a subir más el impuesto de sociedades

Las ayudas financieras por estas dos entidades ascienden hasta agosto a 1.959 millones. El Gobierno endureció a última hora el efecto de las retenciones de sociedades

El ministro de Hacienda en funciones, Cristóbal Montoro.rn
El ministro de Hacienda en funciones, Cristóbal Montoro. EFE

Las secuelas de la crisis financiera todavía cuestan dinero al bolsillo de los contribuyentes. El Ministerio de Hacienda decidió endurecer a última hora la reforma del impuesto de sociedades para ingresar 2.000 millones más de lo inicialmente previsto. Con esta recaudación adicional debe afrontar los 1.959 millones de ayudas financieras que el Estado ha desembolsado para hacer frente al fiasco de la Sareb, conocida como banco malo, y las compensaciones a inversores minoristas del juicio por las salidas a Bolsa de BFA-Bankia.

Hacienda había previsto reformar el impuesto de sociedades para cosechar unos 6.000 millones más este año con los pagos fraccionados de octubre y diciembre. Finalmente endureció la medida para recaudar unos 8.000 millones. El motivo es que los salvavidas que el Estado lanzó para rescatar al sector financiero tras el crash de 2008 siguen pasando factura. La Intervención General de la Administración del Estado (IGAE) explica en el último informe mensual sobre ejecución presupuestaria que el Estado ha desembolsado 1.959 millones por las ayudas financieras.

Estos pagos se producen por dos motivos: el fiasco del banco malo (Sareb) y el dinero para las compensaciones de los juicios de la salida a Bolsa de Bankia y la comercialización de las preferentes. La intervención lo explica así: "El FROB —el fondo de reestructuración ordenada bancaria—, como accionista de la Sareb, ha acudido a la conversión de deuda subordinada en capital por 996 millones; esta operación se ha registrado como una transferencia de capital por el FROB, y además la ayuda concedida a BFA para cubrir las indemnizaciones a minoristas que ha ascendido a 1.099 millones".

El ministro de Hacienda agregó tras el Consejo de Ministros donde se aprobó la medida: "Lo que ahora hacemos es relativo a garantizar, a asegurar, que con esto conseguimos el objetivo de déficit, pero incluyendo las ayudas financieras y nos quitamos ya de otro tipo de… Entendemos que es mejor hacerlo así porque, insisto, no estamos afectando para nada al Impuesto sobre Sociedades", según la transcripción oficial de la conferencia de prensa.

Pérdidas en el banco malo

El Estado tiene un 46% de la Sareb, el banco malo donde las entidades financieras transfirieron sus peores activos inmobiliarios. Estos han seguido depreciándose, lo que ha causado una pérdida de 2.170 millones. El Estado ha inyectado su parte correspondiente para sanear esas pérdidas, unos 996 millones.

Por otra parte, ha asumido la parte que le corresponde por su participación en Bankia. La Administración central, a través del FROB, es titular del 100% de Banco Financiero y de Ahorro (BFA) matriz de Bankia, del que tiene el 62% del capital. Tras un polémico debate entre el Ministerio de Economía y Hacienda, cuyos titulares acumulan rifirrafes en los últimos años, se acordó que Bankia cargase con un 40% del coste de las indemnizaciones por la salida de Bolsa y BFA asumiese el resto. Al final, el Estado ha costeado 1.099 millones por este proceso.

La suma total de las ayudas financieras asciende a unos 2.000 millones. Esto ha obligado a Hacienda a endurecer la subida de las retenciones sobre el impuesto de sociedades. Hace dos semanas el Consejo de Ministros aprobó las nuevos tipos de retención de los pagos fraccionados del impuesto que afectaban a las 9.000 empresas que facturan más de 10 millones y que tendrán que pagar un anticipo en octubre y diciembre del 23% sobre su resultado contable.

A los bancos y las petroleras, por tener avales del Estado, se les sube la retención al 25%. En total, Hacienda espera ingresar unos 8.000 millones con esta medida, unos 2.000 millones más de lo que había planeado y anunciado el pasado julio.

Fe de errores

En una versión anterior se decía que el tipo de retención para los pagos a cuenta del impuesto de sociedades había subido al 21% con carácter general y al 23% para los bancos cuando en realidad ha subido al 23% para las empresas que facturen más de 10 millones y al 25% para las entidades financieras