Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Se atascan las negociaciones políticas del decreto que permitirá cumplir el déficit

La subida del impuesto de sociedades se empantana por la confrontación política

Debate económico EL PAÍS Ampliar foto
Luis de Guindos, Jordi Sevilla y Luis Garicano. EFE

Las negociaciones entre PP, PSOE y Ciudadanos para acordar el decreto que permitiría cumplir con el objetivo de déficit público se han atascado, según reconocen fuentes de los partidos políticos.

El tiempo aprieta. Hay que consensuar tres asuntos en los próximos días: una solución al descabezamiento de la CNMV; la subida de las retenciones del impuesto de sociedades a fin de recaudar 6.000 millones de euros, y la aprobación de la nueva senda de déficit para que las comunidades puedan disponer de mayor margen presupuestario. La primera evitaría un caos en la regulación de los mercados. La segunda es políticamente gratis porque tan sólo requiere exprimir a unas pocas grandes empresas. Y la tercera evitaría colas de proveedores sin pagar y favorecía más al PSOE porque posee un mayor poder autonómico. Y todas tendrían que recogerse en un decreto ley cuanto antes. Más tarde, entraría en las conversaciones la revalorización del 0,25% de las pensiones.

Fuentes de PP, PSOE y Ciudadanos creen que hay un alto grado de entendimiento en estas cuestiones. Incluso, todos elaboran profundos discursos sobre la responsabilidad y la gobernabilidad del país. Sin embargo, la coyuntura política lo está complicando todo. La situación del PSOE dificulta avanzar en las conversaciones. A pesar de que hace unos días estaba muy cerca del acuerdo, la negociación ha dado un giro de casi 180 grados. La cúpula socialista no quiere aparecer virando hacia posiciones que brinden un respaldo al Gobierno. Tampoco quiere dar la impresión de que Pedro Sánchez se somete al chantaje de los barones territoriales, precisamente los más necesitados de este acuerdo.

Y eso se traduce en que las conversaciones están empantanadas y hay poco tiempo para reactivarlas. PSOE y Ciudadanos aducen que el diablo está en la letra pequeña y quieren ver el texto del decreto. Por el contrario, el Gobierno alega que los detalles resultan fáciles de pulir. Durante la semana que viene, continuarán los intercambios de opiniones. 

Aunque no todos son pesimistas con el devenir de este tira y afloja: “Sinceramente, espero que todo acabe siendo postureo político. Hay un consenso generalizado en que todas estas medidas son necesarias. Y el no suscribirlas dejaría en evidencia la falta de responsabilidad del partido que las rechace. Esperemos que esta misma semana se puedan desbloquear las negociaciones”, comenta una fuente gubernamental.