Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El alquiler de vivienda turística gana adeptos en España

Entre 2014 y 2016, más de ocho millones de residentes en el país optaron por este tipo de alojamiento

Turistas en Barcelona.

La vivienda de uso turístico gana cada vez más adeptos: ocho millones y medio de viajeros residentes en España eligieron este tipo de alojamiento en los últimos dos años, según el III Barómetro del Alquiler Vacacional en España, elaborado por la Universidad de Salamanca y la plataforma online HomeAway y presentado este jueves. Esta cifra supone un incremento en más de tres millones de personas con respecto a los datos del anterior informe publicado en 2014, y evidencia que este tipo de propuesta ya supone el 36% del total de las pernoctaciones, frente al 34% de hace dos años.

“El uso de la vivienda de alquiler ha crecido un 75% y está teniendo un papel cada vez más relevante en el turismo y en la economía del país”, ha apuntado Juan Carlos Fernández, director general para el sur de Europa de HomeAway, que cuenta con más de un millón de viviendas en su porfolio global, 100.000 de ellas situadas en España. De acuerdo con el estudio, el negocio generado por este tipo de alojamiento superó los 12.300 millones de euros en los últimos dos años. De esta cifra, más de 2.500 millones se correspondieron a alquileres y 9.696 millones a gastos de estancia, como compras o restaurantes. 

El precio sigue siendo la razón que empuja hacia la elección de este tipo de alojamiento, y entre los principales motivos del viaje pierde fuelle la playa. Las principales razones que mencionaron los encuestados fueron el disfrute del tiempo libre con las personas con las que se viaja y el descanso.

Más viajes y estancias más cortas

Los españoles prefieren viajes más cortos pero más frecuentes. Según los datos arrojados por el Barómetro, el número de pernoctaciones ha caído en casi un 70% en dos años, de las 8,22 noches de 2014 a las 5,74 de 2016. Han aumentado, sin embargo, las veces que nos alojamos en algún establecimiento a lo largo del año: si en 2014 eran 2,69 veces, en 2016 son 3,46. En lo que queda de año, más de siete de cada 10 entrevistados han asegurado que usarán viviendas de uso turístico, la mayoría de ellos en verano y un 23% en algún momento del otoño.

A esta actitud se junta la costumbre de reservar con cada vez menos antelación: más del 45% de los viajeros reservó con una antelación inferior al mes en 2016, frente al 32% de hace dos años. El canal privilegiado para la búsqueda de alojamiento es Internet, en un 53% de los casos, frente a un 44% de viajeros prefiere guiarse por los consejos y recomendaciones de conocidos. Internet es también la herramienta líder a la hora de contratar el servicio, con un 54% de las preferencias en 2016 frente al 44% de 2014. La sigue la reserva telefónica, por la que siguen optando más de dos usuarios de cada 10. 

Pablo Muñoz, doctor de la Universidad de Salamanca, ha puntualizado que la reducción del número de pernoctaciones implica también una disminución en el gasto de alquiler, que ha pasado de los 567 euros de media de 2014 a los 449 euros en 2016. “Pero el gasto total crece, y entendemos que el alquiler de la vivienda tiene un efecto arrastre sobre la economía en general”, ha remachado. El gasto total por persona vinculado a la estancia se situó en 2016 en los 460 euros. 

Las familias, las más asiduas; Andalucía, la más cotizada

La instantánea ofrecida por el informe desglosa que los principales usuarios de las viviendas turísticas son las familias, un 32% del total, seguidas por las parejas, que han pasado a representar del 29,9% de 2014 el 32% este año, y los grupos de amigos (19,5%). También ha aumentado el porcentaje de personas solas que escogen este tipo de alojamiento: del 1,35% de hace dos años al 2,3% de 2016. A la luz de estos datos, también el número total de personas con las que se viaja se mantiene en las cuatro personas. 

Andalucía ocupa el podio en cuanto a destinos más cotizados: esta comunidad acapara el 25,75% de las preferencias, seguida por Cataluña, Comunidad Valenciana y Canarias. Madrid, por su parte, es el principal sitio de emisión de viajeros residentes en España.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información