Soros vuelve a la carga: invierte apostando contra el mercado

El magnate reconvirtió hace cinco años su fondo especulativo en un negocio familiar

El inversor George Soros
El inversor George SorosReuters

La tensión que sufren los mercados financieros por la persistente debilidad económica representa una oportunidad para los inversores más agresivos y exitosos que juegan en el gran casino del capitalismo. Eso es precisamente lo que ha llevado al magnate multimillonario George Soros a volver a la carga, ya que según el Wall Street Journal, está apostando a las caídas de la Bolsa, para aprovechar la vulnerabilidad y hacer miles de millones. El magnate lleva tiempo alertando de que el clima actual le recuerda a la crisis de 2008 y parte de su fortuna como inversor ya la cosechó en el pasado con esta misma táctica.

Más información
Soros pierde a su ‘mano derecha’
El paradigma del especulador
Soros invertirá unos 660 millones para ser socio de referencia de FCC

Soros es mundialmente conocido como el hombre que puso de rodillas al Banco de Inglaterra, por su ataque contra la libra esterlina en 1992. Con esa operación se embolsó un beneficio de 1.000 millones de dólares. También se le atribuye por sus maniobras haber alimentado la crisis financiera que castigó cinco años después a Asia. El magnate acumula ahora una fortuna personal de 24.700 millones, según Bloomberg.

La vuelta de George Soros, a sus 85 años de edad, la reveló anoche The Wall Street Journal citando a fuentes próximas al especulador, también conocido por ser una de las mayores fuerzas en el mundo de la filantropía. El rotativo financiero explica que el inversor está realizando a través del Soros Fund Management una serie de grandes apuestas bajistas, vendiendo acciones y comprando en paralelo oro, que se ha vuelto a convertir en puerto refugio.

El fundador de Quantum Fund, considerado como el segundo mejor gestor de todos los tiempos, decidió hace justo cinco años retirarse del tablero y convirtió su fondo en un negocio familiar, que maneja activos por valor de 30.000 millones de dólares. El cambio de estrategia tras cuatro décadas en activo respondió a las nuevas reglas que en EE UU obligan a los gestores de fondos especulativos a registrar sus negocios.

Al orientarlo hacia algo más privado destinado a la gestión del patrimonio familiar, consigue que todo sea más opaco ante los reguladores. Además, ya había traspasado desde hace años las riendas a sus hijos Jonathan y Robert. En sus últimas comparecencias públicas mostró su preocupación por la marcha de la economía global, en concreto por la situación financiera de China. Ahora lo que hace George Soros es supervisar directamente las inversiones.

Soros, de los mayores donantes en Wall Street a la campaña presidencial de Hillary Clinton, volvió a implicarse más en las operaciones del fondo a comienzos de este año, cuando las turbulencias por las dudas sobre China y el desplome de las materias primas causaron estragos en los parqués mundiales. También advirtió recientemente de las consecuencias de un eventual abandono de Reino Unido de la Unión Europea, aunque ahí confía en que no suceda.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS