Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El déficit del Estado sube en abril por la caída de la recaudación

Un cambio normativo en el impuesto de sociedades difiere la recaudación al próximo año

El ministro de Hacienda, Cristobal Montoro.
El ministro de Hacienda, Cristobal Montoro. EFE

El déficit público del Estado ascendió a 13.981 millones durante el primer cuatrimestre del año, lo que equivale a un 1,25% del PIB. Esta brecha entre gastos e ingresos públicos es unos 2.000 millones superior a la registrada en el mismo periodo del año pasado. Los números rojos de la Administración central crecen por la caída de la recaudación.

Durante los cuatro primeros meses del año, los ingresos no financieros del Estado ascendieron a 52.483 millones de euros, unos 3.500 millones de euros menos que en idéntico momento de 2015. El Ministerio de Hacienda puntualiza que esta caída de la recaudación se debe principalmente a los cambios normativos en el impuesto de sociedades. El Gobierno redujo el tipo del impuesto que grava el beneficio de las empresas del 30% de 2014 al 28% en 2015 y el 25% este año. Además, eliminó las medidas temporales aprobadas en 2012. Entre ellas, la supresión del pago fraccionado. Hacienda achaca la caída de ingresos a esta circunstancia, que supone un diferimiento del pago del impuesto, y al efecto por la privatización de AENA.

La Agencia Tributaria, que ha publicado este martes el informe mensual de recaudación, explica la caída de la recaudación del impuesto de sociedades de la siguiente manera: "La causa principal de la caída de abril es que en este mes se concentran unos mayores efectos de la reforma de la imposición directa, al ingresarse las primeras retenciones del trabajo provenientes de las pymes y el primer pago a cuenta del impuesto sobre sociedades".

Y explica: "En dicho impuesto, en el primer pago de 2016 se ingresó la mitad que en 2015 por tres motivos: primero, los tipos del impuesto cayeron al entrar en vigor la segunda fase de la reforma; segundo, ya no están en vigor las medidas transitorias de años anteriores lo que supone menores ingresos por pagos a cuenta este año, pero mayores ingresos o menores devoluciones en la cuota diferencial del año que viene; tercero, el año pasado la privatización de AENA generó unos fuertes ingresos extraordinarios".

La Agencia Tributaria calcula que "los dos primeros elementos supusieron un descenso de los ingresos de 1.782 millones, con una recaudación de 2.768 millones. Sin embargo, este impacto tenderá a suavizarse a lo largo del año y, dado que este pago suele ser el menor del año, la caída de los pagos también lo hará". Y concluye: "Sin tener en cuenta este primer pago del Impuesto sobre Sociedades, el resto de los ingresos creció ligeramente (1,4%)".

 Por su parte, el Estado gastó 66.484 millones de euros entre enero y abril, lo que supone un descenso del 2,3%. La mayoría de las partidas de gasto del Estado se contraen. Baja el gasto corriente (un 4,7% menos), la remuneración de los empleados públicos (cae un 2,2%) y las transferencias entre administraciones (la mayor partida del presupuesto se reduce un 3,8% por las menores transferencias al Servicio de Empleo Estatal).

Este martes también se han difundido las cifras de ejecución presupuestaria de las comunidades y la Seguridad correspondientes al primer trimestre del año. Estos datos permiten hacer una aproximación al comportamiento conjunto de las Administraciones Públicas, exceptuando a las corporaciones locales, respecto al objetivo del déficit público. El déficit consolidado de las Administraciones Públicas, sin los Ayuntamientos, equivale al 0,8% del PIB durante el primer trimestre, explica el Departamento que dirige Cristóbal Montoro en una nota difundida este martes. Esta cifra supone un ligerísimo descenso de una décima sobre el registrado el año pasado aunque en términos absolutos sea de unos 100 millones de euros superior.

España tiene que reducir el déficit del 5,1% del año pasado al 3,6% este año. Los datos muestran como las comunidades han reducido el déficit en comparación al mismo periodo del año pasado pero la Seguridad Social empeora sus datos respecto al primer trimestre de 2015. Las comunidades recibirán este año unos 7.450 millones de euros más que el año pasado por la mejora automática del sistema de financiación, lo que les facilitará el ajuste.

Más preocupante son los datos de la Seguridad Social que revelan que el Gobierno sobreestimó en los Presupuestos los ingresos del organismo encargado de pagar las pensiones e infravaloró los gastos. La Seguridad Social no mejora su salud financiera. Hasta el pasado abril logró un superávit de 2.900 millones, el equivalente a un 0,26% del PIB. Esta cifra se parece mucho a la lograda el año pasado por las mismas fechas, cuando el saldo positivo era ligeramente mejor (2.950 millones). Lo malo de estos datos es que a estas alturas del año, el instituto previsor todavía no ha hecho frente a ninguna de las dos nóminas extraordinarias que tiene que pagar en julio y diciembre. De continuar esta evolución, lo probable es que el agujero de la Seguridad Social en 2016 tenga la misma dimensión que en 2015 (poco menos de 17.000 millones).

Más información