Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Telefónica abre un “periodo de reflexión” sobre su presencia en Reino Unido

La operadora mantiene el dividendo un día después del veto a la venta de su filial británica

Después del veto de la Comisión Europea a la venta de O2 por Telefónica, la compañía española abre “un periodo de reflexión” sobre su presencia en Reino Unido, según ha dicho el nuevo presidente de la empresa, José María Álvarez-Pallete en la junta general de accionistas. En ella se ha mantenido un dividendo para 2016 de 0,75 euros por acción, de los que 0,35 euros se pagarán en acciones y el resto en efectivo.

José María Álvarez-Pallete (izquierda) con Cesar Alierta
José María Álvarez-Pallete (izquierda) con Cesar Alierta

El veto de la Comisión Europea a la venta de O2 ha protagonizado la junta de accionistas de Telefónica. El evento se ha celebrado justo un día después de la decisión de la comisaria europea de Competencia, Margrethe Vestager, y varios accionistas han abordado el tema y preguntado a Álvarez-Pallete sobre qué hará ahora la empresa que ha perdido la posibilidad de ingresar los 13.000 millones de euros que le iba a reportar la operación.

En su primera junta de accionistas, el nuevo presidente no se salió del guión que había diseñado previamente, puesto que el sentido de la decisión de Bruselas se esperaba desde hace tiempo. “Discrepamos de las conclusiones”, ha afirmado, “Hutchinson ofrecía no solo garantizar, porque así lo había dicho por escrito, no subir precios. También aseguraba la existencia de un entorno de competencia más sólido y estable del que hay en la actualidad”.

A continuación, Alvarez-Pallete ha pedido que se aplicaran las mismas reglas de competencia a las compañías que se han creado recientemente, en clara referencia a la compra del operador EE (Everything Everywhere) por parte de BT, que ha dado como resultado “una compañía tremendamente grande”.

El ejecutivo, en su intervención final, ha querido quitar hierro al revés de la Comisión. Ha resaltado que O2 ha crecido en los últimos 16 meses, el tiempo transcurrido desde que Telefónica pactó la venta con Hutchinson. “Que se mantenga O2 en Telefónica garantiza una mejor cobertura del dividendo porque el cashflow (ingresos en caja) y los resultados que generan son potentes y contribuyen a garantizar la ecuación inversión, reducción de deuda, mantenimiento de dividendo”, ha esgrimido.

A pesar de esto, la agencia Moody’s cambió ayer la perspectiva sobre la deuda de la empresa de estable a negativa. No obstante, mantuvo la calificación en BAA2. “El cambio en la perspectiva refleja nuestra expectativa de que la decisión de Bruselas de bloquear la venta de O2 retrasará los esfuerzos de desapalancamiento de Telefónica”, ha justificado la agencia.

Se mantiene el dividendo

Sobre el dividendo para este ejercicio, los accionistas han aprobado, una retribución de 0,75 euros por acción que se divide en dos pagos: uno que se hará mediante acciones, equivalentes a 0,35 euros, y que se percibirá en noviembre de este año; y otro de 0,4 euros que se retribuirá en efectivo y se cobrará ya en el primer semestre de 2017. En ambos casos el respaldo superó el 95% de votos a favor.

Los accionistas también se han pronunciado sobre los nombramientos de los nuevos consejeros independientes del grupo (Sabina Fluxá, José Javier Echenique, Peter Löscher y Juan Ignacio Cirac), que han tenido altos índices de aprobación, en torno al 95% o más. Menos apoyo ha recibibido la renovación de los nombramientos de Isidro Fainé, Julio Linares, Peter Erskine o Antonio Massanell, entre el 73% de Erskine y el 67% de fainé, que tuvo un 29% de votos en contra.

El informe no vinculante sobre las retribuciones de los directivos logró el voto favorable de más de uno de cada 10 de los accionistas.