Conde pierde el recurso para evitar la subasta de unas fincas en Mallorca

Una firma luxemburguesa compró las fincas a la familia en 2002 y el exbanquero simuló durante 10 años que la sociedad se las alquilaba

Mario Conde sale detenido de su domicilio el pasado 11 de abril.
Mario Conde sale detenido de su domicilio el pasado 11 de abril.Kike Para

La juez María del Pilar Caballero, titular del Juzgado de Primera Instancia número 18 de Mallorca, ha desestimado la demanda de la sociedad G. I. Beteiligung SA Luxemburgo contra la Dirección General de los Registros y Notariado por su aprobación de la calificación y embargo ejecutivo hecha por el registrador de las fincas situadas en la localidad mallorquina de Pollensa. Este recurso, presentado por Javier de la Vega (abogado de Mario Conde, encarcelado el mismo día que el exbanquero), pretendía evitar la subasta de las fincas Can Poletá.

La sentencia resuelve, con fecha 14 de abril -un día después del ingreso en prisión del exbanquero-, el recurso del abogado Javier de la Vega, representante de G. I. Beteiligung. El abogado ingresó en prisión junto con Mario Conde el 13 de abril. El juez Santiago Pedraz imputa al exbanquero 13 delitos, entre ellos blanquear capitales y eludir el pago íntegro de sus responsabilidades civiles, entre otros.

G. I. Beteiligung se constituyó en 1996 y adquirió las citadas fincas a la sociedad Apolo, controlada por la familia Conde, el 9 de abril de 2002, cuatro meses antes de que el Tribunal Supremo resolviera el recurso de casación contra la sentencia de la Audiencia Nacional, elevando de 10 a 20 años su condena. Entre abril de 2002 y 2012, Conde, según los informes policiales, simuló una situación en la cual la sociedad luxemburguesa le alquilaba Can Poletá a su familia.

Alzamiento de bienes

Este presunto alzamiento de bienes no ha sido el primero en la historia de la finca mallorquina. Ya en 1984, Conde fue procesado por comprar a su suegro, el constructor Alejandro Arroyo, dicha finca, para evitar la ejecución del embargo a favor del Banco de Madrid (Grupo Banesto) a raíz de un impagado del citado constructor.

Santander ya se adjudicó varias fincas que forman Los Carrizos de Castilblanco (Sevilla), unas 3.000 hectáreas. Pero a pesar de ello la posesión ha permanecido en manos de la familia Conde. Quedan pendientes de subastar algunas fincas embargadas en el conglomerado de Sevilla.

La tercera finca, La Salceda, situada en los Montes de Toledo y Ciudad Real (2.800 hectáreas) nunca fue objeto de mandamiento judicial alguno. En abril de 2014, las empresas controladas por Conde que detentaban la titularidad vendieron la finca a una empresa familiar del empresario Juan Miguel Villar Mir por alrededor de 20 millones de euros.

Conde ha logrado disfrutar de sus fincas y de su rendimiento económico (producción de aceite de oliva en el caso de Sevilla) desde su condena firme en 2002. Los registradores de la propiedad han tenido dificultades para inscribir los embargos al ser las fincas propiedad de sociedades distintas de las personas objeto de condena penal. Al modificarse la ley hipotecaria han inscrito los embargos preventivos y ejecutivos.

Dos sentencias, la del caso Argentia Trust y del caso Banesto impusieron a Conde el pago por responsabilidad civil de 3,6 millones de euros y 22,4 millones, respectivamente. Conde entregó tres cuadros en el caso Argentia Trust valorados en 3,9 millones: Nature morte au buste de femme, de Picasso; Guitare et Journal, de Gris y La Caisse d´emballage, de Braque. Y en Banesto pagó 3,9 millones. Del total de 26 millones de euros, aún quedan pendientes 13,5 millones. Aparte, la Agencia Tributaria ha declarado moroso a Conde por valor de 10 millones de euros.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50