Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas rebaja todas las cuentas de Portugal

La Comisión Europea critica las previsiones del primer presupuesto del Gobierno socialista

A diferencia de los análisis a otros países, el Boletín de Primavera de la Comisión Europea no anuncia ni una buena noticia para las cuentas de Portugal que, por primera vez, se analizan con el presupuesto del país aprobado por el parlamento nacional.

Según el examen de Bruselas, al primer presupuesto del Gobierno socialista de António Costa, el déficit anual será del 2,7%, y no del 2,2% previsto. En el caso de la deuda pública, mejorará respecto a 2015, que subió al 129% del PIB y bajará tres puntos, pero no 4,2 como prevé el Gobierno.

En el caso del déficit estructural, un dato clave en las negociaciones con las autoridades europeas para evitar futuras sanciones, no solo no lo va a reducir Portugal, sino que lo va a aumentar, del 2% al 2,2%. “A falta de medidas de consolidación adicionales suficientemente detalladas, se espera que el saldo estructural continúe deteriorándose ligeramente”, señala el comisario Moscovici.

El comisario europeo de Economía se muestra preocupado por que las cuentas del país se basan en un escenario optimista, como ya apuntó la directora general del Consejo de Finanzas Públicas, Teodora Cardoso; pero además, porque el ejecutivo socialista se encuentra maniatado por el apoyo condicionado del Partido Comunista y del Bloco de Esquerda que, aparte de no creer en la política europea, se oponen a un aumento de impuestos directos y a la congelación de salarios públicos.

Cada mes que pasa, Bruselas es más pesimista respecto a Portugal. Si el Gobierno prevé un crecimiento del PIB del 1,8%, Bruselas estimaba en febrero que sería del 1,6% y ahora, con el presupuesto en la mano, lo baja al 1,5% (el 1,4% el FMI).

Portugal fía sus previsiones de 2016 a un aumento del consumo privado (2,4%), gracias a la eliminación de recortes salarias en la función pública, el descenso del IVA en la restauración o la eliminación parcial de la sobretasa, pero Bruselas pronostica que el aumento del consumo será solo del 1,8%, porque van a aumentar los costes energéticos y los impuestos indirectos sobre combustibles y tabaco.

El ministerio de Finanzas, a través de un comunicado público, se ha mostrado confiado en cumplir todas sus previsiones: "La revisión de las proyecciones de la Comisión Europea no justifica alteración alguna a los objetivos definidos". El presidente de Portugal, Marcelo Rebelo de Sousa, de visita en Mozambique, ha apoyado al Gobierno señalando que un déficit de solo el 2,7% hacía mucho años que no lo veía.