Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

América Latina en la era digital

La mejora de la cualificación tecnológica y la coordinación son cruciales para renovar la economía

Latinoamérica es una de las regiones que se enfrentan al dilema de la digitalización, un problema estructural que no solo afecta al esfuerzo en inversión tecnológica, sino a la manera de afrontar la política en cada país.

Un hombre asiste a una clase de informática en Ciudad de México.  
Un hombre asiste a una clase de informática en Ciudad de México.  

“¿Nos vamos por lo digital? Claro que nos vamos. Ahora la pregunta es: ¿quién nos va a acompañar?”. Ángel Gurría, secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), pone el dedo sobre la llaga. En un presente donde las cuatro compañías más valoradas por el mercado son tecnológicas (Apple, Google, Microsoft y Facebook), de previsiones billonarias para aplicaciones aún balbuceantes como la realidad virtual, la impresión 3D o los coches autotripulados, la cuestión clave a resolver para un futuro digital sigue en suspenso: ¿hay fuerza de trabajo cualificada para asumir la transformación digital?

Latinoamérica es una de las regiones que se enfrentan a este dilema, un problema estructural que no solo afecta al esfuerzo en inversión tecnológica, sino a la manera de afrontar la política en cada país. “Hay políticos que afirman en campaña que cómo va a invertir el Estado en dar un ordenador a cada niño cuando hay regiones que todavía carecen de agua. Eso es una estupidez. Es imposible avanzar si no se consigue que el último llegue al nivel del primero. Lo que hacen falta no son más Mark Zuckerberg, sino una mayor cualificación de los trabajadores en este sector”, asevera Gurría.

Este problema también lo sufre Europa, que para 2020 necesitará cubrir un millón de puestos de trabajo en el sector tecnológico (según datos de Eurostat), cuando actualmente las empresas ya luchan contra la escasez del nuevo profesional digital. El debate en torno a la nueva economía centrará el próximo mayo el foco de Retina, el foro iberoamericano de transformación digital de EL PAÍS patrocinado por Iberdrola, Banco Santander y Telefónica que se celebrará el 10 y 11 de mayo en el Palacio Municipal de Congresos de Madrid.

La brecha digital en Latino­américa se ensancha según las regiones. Los datos globales, como los que ofrece el estudio de Telefónica titulado El ecosistema y la economía digital en América Latina, hablan de un 47% de penetración de Internet y de solo un 17% de la banda ancha (fija y móvil). Pero los valores promedio ocultan una enorme disparidad por países. Por ejemplo, el número de hogares que tienen Internet puede bascular de casi el 50% en países como Brasil, Argentina, Chile o Colombia a menos del 20% en Guatemala, Salvador, Bolivia o República Dominicana. En la prevención contra los ataques informáticos, ocurre lo mismo. El Informe de ciberseguridad 2016 —elaborado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Organización de los Estados Americanos (OEA)— señala que el 80% de los Gobiernos de la región carecen de planes estratégicos de ciberseguridad.

Fechas y eventos

  • 10 y 11 de mayo. Retina, el foro iberoamericano de transformación digital de EL PAÍS patrocinado por Iberdrola, Banco Santander y Telefónica; se celebrará el 10 y 11 de mayo en el Palacio Municipal de Congresos de Madrid.
  • 21 al 23 de junio. La OCDE abordará el problema de la cuestión digital y la banda ancha en su próxima reunión ministerial, que se producirá en la ciudad mexicana de Cancún.

Para Gurría, estos datos son reflejo de una convivencia entre distintos mundos separados muchas veces por pocos kilómetros de distancia. “Tienes regiones que están retrasadas un siglo en su nivel tecnológico y otras que están a la altura de los mejores centros de Europa. Aunque esto no pasa solo en Latinoamérica. Ocurre en todas partes. Alemania, por ejemplo, tiene una penetración de la banda ancha muy pobre. Evidentemente, en Latinoamérica la situación se acentúa”. Países como Brasil, México o Colombia cuentan ya con planes estratégicos nacionales para potenciar esta transformación.

Solucionarlo no solo es clave para fomentar el emprendimiento y el nivel tecnológico de cada país, sino también para atraer a socios poderosos. Como China, señalada por el informe de la OCDE Latin American Economic Outlook 2016 como clave para el porvenir de la región. Gurría cree que el éxito de una nueva estrategia que una los intereses de ambas regiones pasa también por la transformación digital, aun cuando los negocios ocurran en el sector primario: “Para negociar con China, un país que se está transformando digitalmente a mucha velocidad, tienes que estar a su mismo nivel. China, aunque tenga Alibabá y otros gigantes, no puede producir mineral de hierro, porque no lo hay”. Gurría cree que este comercio con China se enfrenta a asignaturas pendientes. “Eso sí, olvídate de China si el mercado interno aún no funciona. Se ha desperdiciado el beneficio de la integración. Lo cierto es que la Alianza del Pacífico —México, Chile, Perú y Colombia— ha avanzado más en cinco años en la integración de sus mercados que todos los demás países en 50 o 60 años de Mercosur y el resto de instituciones”.

La OCDE abordará este problema frontalmente en su próxima reunión ministerial, del 21 al 23 de junio en Cancún. “Vamos a presentar un trabajo sobre América Latina, la cuestión digital y la banda ancha. Haremos algo especial porque se ha venido haciendo un esfuerzo en la región con sus instituciones para elaborar un diagnóstico. La idea es ofrecer una especie de caja de herramientas (iniciativas políticas, pero también un listado de prácticas) para aprovechar la oportunidad digital y montarse en la ola”, apunta Gurría.