Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El nuevo Tesla suma pedidos por valor de 10.000 millones de dólares en 36 horas

El fabricante de coches eléctricos va a tener que modificar los planes de producción para atender la demanda

Nuevo Model 3 de Tesla. J. Prichard AP Quality

Ni el propio Elon Musk se lo cree. El Model 3, el último sedán eléctrico de Tesla, lleva registrados más de 275.000 pedidos desde que se presentó la noche del pasado jueves en California, ya entrada la madrugada en España. Si esta demanda masiva por comprar el vehículo se pasa por caja, la compañía cuenta con una cartera de pedidos que asciende ya a los 10.000 millones de dólares (unos 8.800 millones de euros).

El listón de los 180.000 pedidos se superó en tan solo 24 horas. El Model 3, que empezará a circular al final del año que viene, tiene un precio de salida de 35.000 dólares (casi 31.000 euros) en el modelo básico. Tesla lo presentó como su modelo "asequible", con el que completa el sedán de lujo Model S y el todoterreno Model X, que se introdujo a final del pasado año. Antes de la puesta de largo, ya tuvo 130.000 registros.

El Model 3 tiene una autonomía de 350 kilómetros por carga, o 215 millas. El diseño exterior recuerda a sus dos hermanos mayores. El interior, sin embargo, cuenta con una pantalla táctil flotante sobre el salpicadero que hace las veces de panel de a bordo y que sigue la idea de las cápsulas espaciales Dragon que desarrolla SpaceX para las misiones con astronautas, otras de las compañías fundadas por Musk.

La cifra de pedidos revelada por el propio en su cuenta de Twitter seguirá creciendo, porque corresponde a las solicitudes contabilizadas hasta el sábado. Habrá una actualización a mediados de la semana. Para poder tener derecho a compra el coche hay que dar un anticipo de 1.000 dólares (1.000 euros en Europa). Esa señal se la queda Tesla hasta que comienza el proceso de producción del vehículo comprado. En ese momento se pedirán al cliente los detalles concretos del coche definitivo que recibirá. En ese punto, el pedido será en firme. Si se confirma (no hay fechas concretadas por países de cuándo ocurrirá), se pagará el resto del precio del vehículo, del que se descontará la señal ya pagada. Ese momento de compra definitiva es también el último momento para echarse atrás y recuperar el dinero. Antes de ese punto, si el comprador se lo piensa, puede retirarse "en cualquier momento" y le devolverán el dinero, según explica el contrato de acuerdo europeo que aceptan quienes hacen el pedido en la página web actualmente. La compañía, además, se compromete a no usar el dinero de la señal entregada para especular o gastar el dinero en otros fines.

La elevada demanda va a provocar que Tesla tenga que reconsiderar sus planes de producción, como reconoce el propio Musk. Tesla parte de la base de que dos terceras partes de los pedidos acabarán en manos de los clientes. Por poner la cifra en perspectiva, en Estados Unidos se vendieron 116.000 vehículos con enchufe en todo 2015. Es el doble de lo que la compañía de Elon Musk consiguió antes de que acabara la noche del viernes, un día después de que se desplegara la alfombra roja.

En la actualidad hay cerca de 110.000 coches de la marca Tesla circulando por todo el mundo. El Model 3 le va a permitir llegar a un segmento de mercado inferior, aunque mucho más grande. En la presentación de los resultados hace un mes, la compañía habló de 1.500 millones de inversión este ejercicio para ampliar la capacidad de producción y para reforzar la fabricación de las baterías.

Es todo un reto de producción y logístico, sobre todo si se tiene en cuenta que Tesla produjo 14.000 vehículos en el cuatro trimestre de 2015. La proyección es entregar entre 80.000 y 90.000 unidades en el ejercicio 2016 para los dos modelos que tiene ya en el mercado. Musk ya advirtió a los futuros clientes que tendrán que esperar más para la entrega si se retrasan al hacer los pedidos.

Más información