Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Apple abre un laboratorio secreto en Taiwán para desarrollar pantallas

La compañía desarrolla cerca de Taipéi tecnologías de visualización para sus aparatos

El edificio de Taiwán donde Apple tiene su laboratorio de pantallas
El edificio de Taiwán donde Apple tiene su laboratorio de pantallas. Bloomberg

El gigante de la tecnología Apple ha abierto un laboratorio de producción en el norte de Taiwán, donde los ingenieros están desarrollando nuevas tecnologías de visualización, según cuentan personas que conocen las instalaciones. La compañía no ha hecho pública la existencia de este laboratorio, pero en el edificio de Apple en Longtan hay al menos 50 ingenieros y otros trabajadores que se ocupan de la creación de nuevas pantallas para sus dispositivos, incluyendo los teléfonos iPhones y las tabletas iPads.

Apple ha reclutado personal del fabricante de pantalla local AU Optronics y de Qualcomm, que era el antiguo dueño del edificio, cuentan las mismas fuentes, que piden mantener el anonimato. Kristin Huguet, portavoz de Apple en la sede central de Cupertino, California, declinó hacer comentarios a Bloomberg. Estas instalaciones secretas de Apple comenzaron a funcionar este año, y tiene como objetivo hacer que los productos sean más delgados, más ligeros, con más luminosidad y más eficientes en el uso de batería.

Los ingenieros están desarrollando versiones más avanzadas de las pantallas de cristal líquido que se utilizan actualmente en los iPhones, iPads y ordenadores personales Mac, según explican las personas que conocen el laboratorio.

Apple también está haciendo pruebas para usar diodos orgánicos emisores de luz (OLED), que son aún más delgados y no requieren una luz de fondo, señalaron. El fabricante Samsung es uno de los pocos proveedores que ofrecen actualmente teléfonos inteligentes con pantallas OLED, que normalmente son más caros de producir que los LCD.

El discreto laboratorio taiwanés

Escondida en un rincón del Parque de las Ciencias Longtan, entre un bosque y la obra de construcción de una nueva fábrica de la biotecnología, la estructura no muestra por fuera indicios de que pertenece a la compañía más valiosa del mundo. A 50 kilómetros del centro de Taipéi y a cerca de una hora en coche de la sede de Foxconn, esta planta de innovación forrada de azulejos blancos no muestra señalización corporativa, en contraste con las plantas vecinas en las que sí están estampados los logos de Leotek Electronics, Taiwan Semiconductor Manufacturing Co. y AU Optronics.

Dentro del edificio, tras la recepción hay un logotipo de Apple colgado en la pared, la única señal del gigante

En un breve camino, tras media docena de pasos, una puerta corrediza de vidrio conduce a un mostrador donde hay una recepcionista delante de un logotipo de Apple colgado en la pared. Esa señal, y un iMac que muestra la pantalla de registro de visitantes estándar de Apple, son los únicos indicadores visibles de que Apple reside aquí. La recepcionista se niega a proporcionar el nombre o los datos de contacto de alguien que pudiera comentar las instalaciones. Los guardas de seguridad exteriores también se niegan a dar detalles de contacto de cualquier persona responsable.

Los registros de la oficina de gestión de Hsinchu Science Park, que gestiona la instalación de Longtan, muestran de Apple se trasladó a esta fábrica en abril y que Qualcomm Panel Manufacturing había ocupado el sitio desde 2008.

El reto de los móviles más finos

Hacer los iPhones y iPads más delgados y más duraderos en cada generación ha sido un sello distintivo de Apple y le ha ayuidado a impulsar sus ventas anuales por encima de los 233.000 millones de dólares. Al trabajar directamente en el desarrollo de tecnologías de visualización, Apple puede reducir la dependencia de la tecnología desarrollada por los proveedores como Samsung Electronics, LG Display, Sharp y Japan Display.

En su lugar, la empresa puede desarrollar ahora los procesos de producción de manera interna y después subcontratar a fabricantes más pequeños como los taiwaneses AU Optronics o Innolux Corp. Apple hace la mayor parte de sus actividades de investigación en su sede en Cupertino (EE UU) y subcontrata la fabricación de casi todos los dispositivos y componentes a proveedores como Foxconn Technology Group y Japan Display. El fabricante del iPhone también emplea a científicos e ingenieros de todo el mundo para desarrollar materiales y tecnologías de fabricación.

La compañía de la manzana sigue buscando ingenieros para trabajar en sus instalaciones de paneles de visualización de Taipéi, de acuerdo con las ofertas de trabajo publicadas en el sitio web de LinkedIn. Los registros del Ministerio de Economía de Taiwán sobre Apple fueron modificados por última vez en octubre. El formulario ahora muestra como sede allí la dirección de Longtan, que antes estaba en el centro de Taipei. Es el mismo sitio donde en el pasado Qualcomm trató de desarrollar sus propias pantallas llamadas Mirasol.

El lunes, un pequeño grupo de trabajadores con tarjetas de identificación de Apple colgadas al cuello bajaron de la propiedad descansar en la puerta y fumar en medio del zumbido de filtros industriales. Se negaron a comentar en qué están trabajando.

Más información