Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas investiga a McDonald’s por ventajas fiscales

Competencia analizará el acuerdo impositivo entre Luxemburgo y la multinacional

McDonals´s
Gente comiendo en un establecimiento de la cadena McDonals´s en Tokio.  

Más efectos secundarios del escándalo Luxleaks, por los acuerdos del Gobierno luxemburgués —liderado durante casi dos décadas por el hoy presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker— con centenares de multinacionales para librarse del pago de miles de millones de euros en impuestos. Bruselas anunciará hoy la apertura de una investigación al gigante estadounidense de la comida rápida McDonald’s, según fuentes próximas a ese caso. McDonald’s sigue la senda de Apple y Amazon: figuraba entre las empresas que se beneficiaron durante años de acuerdos secretos con el Gran Ducado para ahorrarse impuestos.

La comisaria de Competencia, Margrethe Vestager, ataca de nuevo. Durante el último año y medio Bruselas ha abierto investigaciones formales contra la citada Amazon y Fiat en Luxemburgo, contra Starbucks en Holanda y contra Apple en Irlanda. Al margen de esos tres pseudoparaísos fiscales, los acuerdos con multinacionales existían en una veintena de países europeos, pero en muchos de esos casos no eran secretos o estaban abiertos a todas las empresas, lo que impide acciones por parte de Competencia. Bruselas ha ordenado ya a Starbucks y Fiat la devolución de entre 20 y 30 millones de euros por parte de cada una de las empresas, por los impuestos que no pagaron en su día.

Trajes a medida

La Comisión ha solicitado información a los Veintiocho sobre ese tipo de prácticas, con un perfil político muy acusado por al menos flancos. Uno: ese agujero fiscal se da a conocer en medio de la Gran Recesión, con muchos países imponiendo recortes, reformas y demás a los ciudadanos. Dos: la investigación puede herir sensibilidades en Washington, que acusa a Bruselas de perseguir a sus multinaiconales. Y tres: el mascarón de proa de todo ese escándalo es Luxemburgo, con un Gobierno liderado hasta hace muy poco por Juncker, y que ofrecía a centenares de empresas pagar menos del 1% de sus beneficios cuanto el tipo impositivo del impuesto de sociedades es del 29% en el Gran Ducado.

Vestager está analizando a unas 300 empresas por esos trajes a medida fiscales, según fuentes europeas.

Más información