El Gobierno analizará las indemnizaciones de Abengoa

Guindos tacha de "poco presentables" las compensaciones que recibirá la cúpula directiva

Felipe Benjumea, expresidente ejecutivo de Abengoa
Felipe Benjumea, expresidente ejecutivo de Abengoa

El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, ha asegurado este martes que los acreedores públicos de Abengoa, entre ellos el ICO, Cofides y Cesce, tienen "instrucciones de analizar" si las "poco presentables" indemnizaciones de la cúpula de la empresa de energía y medioambiente anunciadas con anterioridad al preconcurso de acreedores repercuten en el interés general.

Tras asegurar que los acreedores públicos mantendrán una "postura constructiva", el ministro ha asegurado que "no es cuestión de echarle culpa al Gobierno o a la banca" de la situación actual de Abengoa y que se trata de una empresa "viable y puntera" que recibe el 90% de sus ingresos del extranjero, razón por la que las primas a las renovables en España no son la causa de su problema. "Su problema es de endeudamiento", ha destacado antes de apostillar que la compañía está "muy, muy, muy apalancada".

Más información
Finiquitos de oro por fiascos enormes
En el Ibex hay 924 directivos blindados
Benjumea recibe 11,5 millones por su salida de Abengoa como presidente
Benjumea recibe 11,5 millones por su salida de Abengoa como presidente

De Guindos, quien ha participado en un desayuno informativo organizado por el periódico El Día de Valladolid, ha tildado de "poco presentables" las indemnizaciones anunciadas "a días" del preconcurso, por lo que los acreedores públicos tienen "instrucciones de analizar" si efectivamente esos pagos tienen repercusión en su interés, "que es el interés general".

Tras 25 años en el cargo, el expresidente de Abengoa, Felipe Benjumea, tuvo que dejar la compañía el pasado 24 de septiembre. El movimiento, forzado por los bancos acreedores, se saldó con una indemnización equivalente a 11,48 millones de euros por cese anticipado del contrato, pacto de no competencia y "bonificación por permanencia".

Por su parte, el ex consejero delegado, Manuel Sánchez, que abandonó su puesto en mayo pasado "por motivos personales", cobró 4,48 millones y tiene pendiente el cobro de otros 3,3 millones si la empresa cumple objetivos. Además, tanto Benjumea, que ahora es "presidente de honor" del grupo, como Sánchez, han percibido un sueldo anual de 4,5 millones cada uno en los últimos cuatro ejercicios.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS