Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Draghi lleva el bono español a dos años a terreno negativo por primera vez

La promesa de más estímulos monetarios en diciembre abarata los intereses de la deuda

Draghi, poco antes de su comparecencia de prensa ayer en Malta. Ampliar foto
Draghi, poco antes de su comparecencia de prensa ayer en Malta. Bloomberg

El preanuncio de nuevos estímulos del Banco Central Europeo ya tiene repercusiones en el mercado español de deuda. El movimiento de Mario Draghi, que el jueves dejó caer que la entidad que preside aumentará el programa de compras de bonos públicos y privados en diciembre para evitar el estancamiento económico de la eurozona y elevar los precios, ha llevado este viernes al papel español a dos años a terreno negativo por primera vez en su historia. Hasta la intervención del jefe del eurobanco, la referencia ofrecía en los mercados secundarios una rentabilidad del 0,357%; a primera hora de hoy ya había bajado hasta el -0,034%. El bono italiano a dos años también entró en terreno negativo por primera, algo inédito, y el alemán —por debajo de cero desde hace meses— batió un nuevo récord en el -0,327%.

En el caso español, el cambio de discurso del BCE no solo se deja sentir en el papel a dos años. El interés de la deuda con vencimiento a un lustro también ha experimentado un notable abaratamiento y cayó hasta el 0,541% desde el 0,816% del jueves. En el caso del bono a 10 años, el interés bajó hasta el 1,523% desde el 1,620% de la apertura, muy por debajo de la rentabilidad del 1,769% marcada antes de que hablase Draghi.

Las palabras del jefe de la política monetaria de la eurozona también tuvieron repercusiones en la deuda a más largo plazo del resto de países del club. El bono alemán a una década, un activo considerado libre de riesgo, ha caído hasta el 0,51% desde el 0,568% del jueves, mientras que la rentabilidad del bono italiano a diez años llegó a situarse en el 1,443% frente al 1,625% del día anterior.

El euro sigue cayendo

En el mercado de divisas, la cotización del euro frente al dólar volvió a resentirse durante la madrugada, tras el fuerte descenso inicial experimentado el jueves. Poco después de las 17.30, con las Bolsas del Viejo Continente ya cerradas, la moneda única europea se cambiaba por 1,10 unidades del billete verde, muy por debajo de los 1,1351 que marcaba antes de la comparecencia de Draghi.

Desde el lanzamiento del plan de compra masiva de activos en marzo, el BCE ha comprado una media de 60.000 millones de euros mensuales en deuda privada y, sobre todo, deuda pública de los Estados de la eurozona. El actual programa de expansión cuantitativa —QE, por sus siglas en inglés— estará activo hasta septiembre del año próximo, pero el anuncio de Draghi el jueves deja la puerta abierta tanto a una prolongación en el tiempo, una opción que los analistas ya contemplaban con anterioridad, como a una posible ampliación de su cuantía.

Más información