Análisis
Exposición didáctica de ideas, conjeturas o hipótesis, a partir de unos hechos de actualidad comprobados —no necesariamente del día— que se reflejan en el propio texto. Excluye los juicios de valor y se aproxima más al género de opinión, pero se diferencia de él en que no juzga ni pronostica, sino que sólo formula hipótesis, ofrece explicaciones argumentadas y pone en relación datos dispersos

El aumento del empleo vuelve a tasas más sostenibles

En términos desestacionalizados, el paro sigue descendiendo, aunque lo hace a un ritmo inferior al de los primeros meses del año

Esta semana se ha publicado abundante e importante información sobre la economía española, entre ella, la contabilidad de los sectores institucionales del segundo trimestre, el déficit del Estado y la Seguridad Social hasta agosto y de las CC.AA. hasta julio, el avance del IPC de septiembre, las encuestas de clima económico de la Comisión Europea y el PMI del sector manufacturero de septiembre, las estadísticas sobre ventas, empleo y salarios de la Agencia Tributaria y las afiliaciones y el paro registrado de septiembre. Obviamente no es posible comentar todo en esta breve nota semanal, así que me centraré hoy en los datos de afiliaciones y paro, dejando para las próximas semanas el análisis de lo más importante del resto de datos.

Somos más pobres

El INE acaba de publicar la revisión de la contabilidad anual de los cuatro últimos años (2011-2014), cuyos datos eran provisionales o de avance. Hasta ahora esta operación se llevaba a cabo en los meses de agosto. Ahora se ha retrasado y esto plantea problemas de consistencia, pues no ha llevado aparejada la adaptación a las nuevas cifras anuales de la contabilidad nacional trimestral, publicadas sólo hace tres semanas, con las que los analistas seguimos la coyuntura y hacemos nuestras previsiones. Además, la información proporcionada es incompleta. El INE debería replantearse el calendario. El caso es que las nuevas cifras nos dicen que la recesión ha sido más profunda y que hemos perdido más renta de la inicialmente estimada. Concretamente, entre 2010 y 2013 el PIB cayó casi punto y medio porcentual más de lo calculado. Ello fue fundamentalmente por el menor gasto en consumo.

Las afiliaciones a la Seguridad Social se atuvieron a lo previsto. Septiembre es un mes en el que terminan muchos trabajos de carácter temporal ligados a la temporada turística veraniega, así que no suele destacar por creación de empleo. En los años de expansión entre 2001 y 2007, la variación media mensual de las afiliaciones en este mes fue de -13.300, y en los años de recesión (2008-2013), de -67.000. El año pasado se produjo un aumento de 12.200 y este año han vuelto a aumentar, aunque ligeramente menos, 8.900. Se puede concluir, por tanto, que en comparación con el comportamiento histórico, el dato no ha sido malo. Otra forma de analizar las cifras es ver la variación sobre la serie corregida de estacionalidad, que permite comparar en términos homogéneos sobre el mes o meses precedentes, aunque siempre deberemos tener en cuenta que los métodos de corrección de la estacionalidad dan cifras que hay que interpretarlas dentro de unos márgenes de error. Aquí observamos un aumento mensual de unas 35.000 afiliaciones. Si durante doce meses consecutivos se repitiera esta variación, en un año tendríamos un aumento de 420.000, cifra que no está mal, aunque todos desearíamos más dado el alto nivel de paro que hay que absorber.

Con el dato de septiembre tenemos el tercer trimestre completo, que es más significativo que el dato de un solo mes. El aumento sobre el trimestre anterior, sobre la serie desestacionalizada y corregida de factores atípicos, es de 110.000, un 2,7% en tasa anualizada. Ambas cifras son significativamente inferiores a las del segundo trimestre, en el que las afiliaciones aumentaron en 162.000, un 4% en tasa trimestral anualizada. Así pues, se observa una clara desaceleración en el ritmo de aumento de este indicador (gráfico superior izquierdo). Los sectores productivos que más acusan esta moderación son, en primer lugar, la construcción, seguidos de los servicios de mercado y sobre todo de no mercado, mientras que el fenómeno apenas se acusa en la industria (gráfico superior derecho). Cada vez está más claro que durante la segunda mitad del pasado año y primeros meses del actual se produjo un fuerte repunte de la actividad constructora y de la contratación de personal en el sector público ligadas a la proximidad de las elecciones autonómicas y locales, algo que en España parece normal pero que en otras latitudes con más calidad democrática no se admitiría, pues supone un uso partidista del dinero de todos. Pasadas las elecciones, el ritmo de creación de empleo se modera. Esta es, por cierto, la razón principal de que el crecimiento de la economía se haya desacelerado en el tercer trimestre, como prevén el Banco de España y la mayoría de analistas privados.

A pesar del aumento del empleo, el paro aumentó en este mes en 26.000 personas. Una primera explicación podría ser que se hubiera producido un aumento de la población activa, algo usual en estas fechas. Pero otra explicación de la aparente inconsistencia es la pobre calidad de la estadística del paro registrado, manifiestamente mejorable. En términos desestacionalizados, el paro sigue descendiendo, aunque lo hace a un ritmo inferior al de los primeros meses del año (gráfico inferior izquierdo).

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS