La sobreabundancia de petróleo se prolongará durante 2016, según la AIE

El organismo prevé que el desequilibrio entre oferta y demanda persista el próximo año

La plataforma petrolífera de Mellitah Oil and Gas B.V. Oil Division Bouri field, al noroccidente de Trípoli (Libia).
La plataforma petrolífera de Mellitah Oil and Gas B.V. Oil Division Bouri field, al noroccidente de Trípoli (Libia).EFE

Lejos de remitir, la sobreabundancia mundial de petróleo continuará en 2016. La Agencia Internacional de la Energía (AIE) señala en su informe mensual publicado este miércoles que los países productores de crudo seguirán bombeando el próximo año más petróleo del que se consume en todo el mundo. "Aunque el reequilibrio ya ha empezado, es probable que el proceso se prolongue en tanto que la oferta seguirá siendo intensa en 2016", pronostica el organismo. Esta dinámica desembocará, según el organismo consultivo de los 34 países de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económico (OCDE), en un nuevo récord de los inventarios mundiales de crudo.

En línea con las previsiones publicadas este lunes por la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), la AIE prevé que la demanda global aumente en 1,6 millones barriles al día. Esta cifra es sensiblemente superior a los 1,4 millones de barriles diarios que pronosticaba en su informe mensual de junio y supone el mayor ritmo de crecimiento en cinco años, que la Agencia achaca directamente al "sólido" crecimiento económico en los países occidentales y a la respuesta de los consumidores al bajo precio del petróleo en forma de mayor demanda. "La tendencia refleja una vinculación evidente entre el bajo precio del petróleo, una demanda que se acelera y la recuperación económica", apunta el ente en su informe mensual.

Más información
La producción de petróleo OPEP marca su máximo en tres años
Países productores de petróleo
Rusia se convierte en el primer suministrador de petróleo de China
Estados Unidos se convierte en el primer productor mundial de crudo
Amigos y enemigos en el cartel de la OPEP
La OPEP defiende su cuota en el mercado de petróleo

Sin embargo, esta tendencia de largo plazo aún no se traduce en una disminución de los inventarios de los países desarrollados, que vuelven a superar su máximo histórico. En concreto, el petróleo almacenado en los Estados miembros de la OCDE aumentó en 9,9 millones de barriles en junio —la estadística lleva un mes de retraso respecto al resto que publica la AIE— hasta los 2.916 millones de barriles. Esta cantidad es casi un 10% superior a la media histórica.

Pese a la tendencia alcista de la oferta en los últimos meses, en el séptimo mes del año —un mes tradicionalmente de descensos por el fin del pico de consumo estival— la producción mundial cayó en 0,6 millones de barriles al día "fundamentalmente por la menor oferta de los países no pertenecientes a la OPEP". Los 12 países que sí forman parte de esta organización —entre los que se encuentran Arabia Saudí, segundo mayor productor global, y el resto de potencias del Golfo Pérsico— aumentaron su producción total diaria en 100.700 barriles, hasta los 31,5 millones. En este bloque, que bombea el 40% del petróleo mundial, destaca además la pujanza de Irán. Con el levantamiento progresivo de las sanciones occidentales tras el acuerdo nuclear, el propio Gobierno de la República Islámica y los analistas esperan que eleve gradulamente su producción y contribuya al repunte de la oferta.

Tras conocerse el dato de producción y las previsiones de la OPEP el lunes, el barril de crudo Texas cayó a mínimos de seis años. El Brent, de referencia en Europa, se sitúa ya en su nivel más bajo desde principios de año y está a un paso de perforar mínimos de finales de 2008, en pleno estallido de la crisis financiera. Este martes tanto el Texas como el Brent repuntan levemente.

Tanto la AIE como el consenso de los analistas ven dos factores detrás de la debilidad de los precios: la abundante oferta y la fortaleza del dólar que, pese al repunte de los últimos días, se acerca paso a paso a la paridad con el euro y ensancha cada vez más su diferencia con las divisas de los países emergentes, muchos de ellos importantes productores de crudo.

Sobre la firma

Ignacio Fariza

Es redactor de la sección de Economía de EL PAÍS. Ha trabajado en las delegaciones del diario en Bruselas y Ciudad de México. Estudió Económicas y Periodismo en la Universidad Carlos III, y el Máster de Periodismo de EL PAÍS y la Universidad Autónoma de Madrid.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS