El FMI alerta sobre la debilidad de las empresas españolas

El organismo vuelve a apuntar al endeudamiento del sector privado como freno de la recuperación

Christine Lagarde, directora gerente del FMI
Christine Lagarde, directora gerente del FMIERIC VIDAL (REUTERS)

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha aprovechado la publicación este martes de su informe anual sobre Italia para alertar de la debilidad de las empresas españolas e italianas. “A pesar de la reciente mejoría, su alto endeudamiento y la debilidad en la generación de ingresos limita su capacidad para enfrentarse a posibles shocks”, apunta el Fondo. La Comisión Europea y, más recientemente la OCDE, el think tank de los países ricos, también han incidido en los riesgos del fuerte endeudamiento del sector privado español.

El FMI vuelve a señalar a las firmas españolas como uno de los eslabones débiles de la recuperación económica y advierte de los riesgos asociados a su vulnerabilidad. “Su capacidad para lidiar con shocks externos, como un aumento en el coste de financiación o una caída de los beneficios es limitada, con importantes implicaciones sobre el sector bancario”, subrayan los técnicos del Fondo en un anexo de su informe anual sobre la evolución de Italia que analiza la salud financiera de las empresas de ambos países.

Desde el inicio de la crisis, y “a pesar del desapalancamiento”, el sector privado español apenas ha purgado una pequeña parte de su deuda. Según sus cálculos, en ocho años ésta ha pasado de suponer el 190% del PIB —su máximo histórico, alcanzado justo antes del inicio de la crisis— a alrededor del 150% en 2013. Es un paso importante, sobre todo en las firmas de menor tamaño, según reconoce el organismo dirigido por Christine Lagarde. Pero hace falta más, especialmente en dos sectores que partían de niveles mayores de endeudamiento: construcción y servicios.

“La deuda privada sigue siendo alta, tanto en relación a otros países del entorno como en términos históricos. Y la debilidad de los balances empresariales ralentiza la recuperación económica y frena la inversión”, aseveran los técnicos del Fondo.

Más información
La deuda externa española suma 100.000 millones de euros más
Bruselas reclama a España dos años más de recortes y ajuste
Bruselas y el FMI reclaman a España flexibilizar la ley de quiebras
La deuda atenaza la recuperación

En su radiografía, el organismo con sede en Washington desgrana varios datos que reflejan la dimensión del problema: el porcentaje de préstamos empresariales susceptibles de impago (non performing loans) sigue en el 12,5%, un nivel que califica de “considerablemente alto”; el retorno empresarial empieza, solo ahora, a recuperarse tímidamente tras el “espectacular” desplome del período 2006-2013 —que comprende los años de crisis más aguda—, cuando la rentabilidad sobre activos pasó del 3% al 0,5%, y una de cada tres empresas experimentan dificultades al afrontar el pago de los intereses de sus pasivos, más del doble que hace nueve años. Esta cifra asciende hasta el 50% en el caso de las firmas pequeñas, las más frágiles ante cambios bruscos en el entorno económico.

El Fondo contempla dos escenarios —uno optimista y otro pesimista— para evaluar la vulnerabilidad empresarial. En el más adverso supone un aumento de 100 puntos básicos (un 1%) en el tipo de interés al que se financian combinado con una caída del 10% en su beneficio bruto y concluye que el porcentaje de empresas que sufriría para afrontar el pago de los intereses se dispararía un 6,6%, hasta casi el 40%. En el supuesto más pesimista, con una subida del 10% en el beneficio y sin cambios en el coste de financiación, el efecto sobre el volumen de empresas en situación vulnerable sería prácticamente nulo. En otras palabras: la salud financiera de las compañías españolas sufriría ante cambios negativos en el entorno económico, pero apenas notaría una potencial mejora.

Mejora sus previsiones para Italia

El Fondo Monetario Internacional (FMI) corrigió ayer al alza las previsiones de crecimiento de Italia para este año y el próximo, hasta el 0,7% y el 1,2% respectivamente. En sus anteriores cálculos, los técnicos del Fondo vaticinaban un crecimiento del 0,5% y el 1,1% para el país transalpino.

En su revisión del “artículo IV”, un informe anual completo sobre la situación económica de todos los Estados miembros, el organismo presidido por Christine Lagarde certifica que Italia sale “gradualmente” de la prolongada recesión y que, al igual que en la mayoría de países de la UE, los indicadores de confianza han mejorado “sustancialmente” desde mediados del año pasado.

El FMI espera que la economía transalpina, que ha registrado tasas de crecimiento negativo en los tres últimos ejercicios, se vea beneficiada por el empuje de la demanda interna (+1% en 2015 y 2016) y el empuje del sector exterior, que repuntará un 3,3% este año y un 3,9% en 2016. El Fondo también ve fundamental el estímulo monetario que el BCE puso en marcha en enero.

Ante este diagnóstico, el FMI recomienda a España que facilite la redistribución de los recursos hacia las “empresas y sectores sanos”, permita un “nuevo comienzo” para las firmas viables y abra nuevas vías de financiación para reducir el grado de interdependencia entre empresas y bancos.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Ignacio Fariza

Es redactor de la sección de Economía de EL PAÍS. Ha trabajado en las delegaciones del diario en Bruselas y Ciudad de México. Estudió Económicas y Periodismo en la Universidad Carlos III, y el Máster de Periodismo de EL PAÍS y la Universidad Autónoma de Madrid.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS