La mayor red de cajeros quiere cobrar dos veces por sacar dinero

Además de los dos euros que ya carga CaixaBank, los bancos creen que pueden aplicar una tarifa adicional por el efectivo

Un hombre saca dinero de un cajero automático.
Un hombre saca dinero de un cajero automático. EFE

El consejo de Servired, dueña del 70% de los cajeros, ha encargado y aceptado un informe del despacho Uría y Menéndez que sostiene que se pueden cobrar dos comisiones por sacar dinero: una para el dueño de la máquina y otra para el banco emisor de la tarjeta. Este estudio llega tras la decisión de CaixaBank de cobrar dos euros a los que usan sus cajeros sin ser clientes, lo que obliga a los demás bancos a plantearse si mantienen sus comisiones: la mayoría las conservará. Para los consumidores es ilegal por cobrar dos veces por un servicio.

Los españoles usaron 905 millones de veces los cajeros en 2014. Por eso, cada uno de los cambios que se producen en sus tarifas tienen gran repercusión en su clientela. La situación actual, con tres redes —Servired, Euro 6000 y 4B— con tarifas internas entre ellas, cambió de golpe en abril pasado. CaixaBank, miembro de Servired y la mayor propietaria de estas máquinas con 9.683 en total, decidió unilateralmente empezar a cobrar dos euros a los que las usaran sin ser clientes suyos.

Al mismo tiempo, CaixaBank dejó de cobrar la tarifa a los bancos dueños de las tarjetas con las que se sacaba dinero. Con esta rebaja, trató de que los bancos no repercutieran gastos a sus clientes (ya que no los tenían) y a los clientes solo les costara dos euros la operación.

Sin embargo, el resto de entidades no está de acuerdo con suprimir la comisión porque supone perder ingresos, que oscilaban entre 0,65 y 1,2 euros por operación, dependiendo de la vinculación del cliente. Ahora que los márgenes del negocio han caído mucho, las comisiones se han convertido en un elemento clave para lograr la rentabilidad.

El asunto llegó hasta Bruselas, que envió una nota a CaixaBank para que le explicara con detalle esta operativa. En paralelo, Servired —donde también está presente el BBVA y Bankia— encargó un estudio a Uría para saber si era legal mantener las dos comisiones. El despacho concluyó que sí porque una es por usar el cajero, (dos euros), y otra por tener una tarjeta que te da la posibilidad de acceder al cajero.

Fuentes del mercado creen que el Santander y el BBVA pronto harán lo mismo que la entidad catalana

Esto supone que el cliente puede acabar pagando 2,65 euros por obtener efectivo o incluso más, dependiendo de la vinculación con su banco. Esto puede suponer duplicar la tarifa. No obstante, CaixaBank ha visto cómo las extracciones de los no clientes han caído casi un 50% desde que elevó la comisión y han subido en los cajeros propios de las entidades, según fuentes del mercado.

La asociación Adicae ha denunciado a CaixaBank ante el supervisor. “Este cobro es ilegal porque va contra la normativa de protección de los consumidores y usuarios. El cargo que la entidad emisora de la tarjeta aplica al cliente lo es por la retirada en cajero ajeno o de distinta red; el cargo de CaixaBank grava igualmente esa misma retirada; es abusivo”, dicen. Hasta ahora no se ha pronunciado el Banco de España, que podría prohibir los dos cobros si entiende que es un solo servicio. También debe pronunciarse MasterCard, que soporta las tarjetas en el extranjero.

Algunas fuentes creen que la polémica acabará pronto, cuando el Santander y el BBVA hagan lo mismo que CaixaBank y los demás les sigan: todos cobrarán dos euros a los no clientes. El problema se trasladará a Bankinter, ING Direct y otros con pequeñas redes de cajeros, pero los grandes mandan. Las entidades más importantes dicen que deben rentabilizar las fuertes inversiones en cajeros y que con la tarifa actual que se cobran entre bancos, alrededor de 0,65 euros, no se cubren los gastos. Además, sostienen que esta estrategia es para defenderse de hipotéticos ataques de Google, Apple o Pay pal, que podrían lanzar tarjetas que se basaran en las redes de cajeros de la banca. La polémica está servida. Habrá que ver la reacción de las autoridades.

Sobre la firma

Íñigo de Barrón

Es corresponsal financiero de EL PAÍS y lleva casi dos décadas cubriendo la evolución del sistema bancario y las crisis que lo han transformado. Es autor de El hundimiento de la banca y en su cuenta de Twitter afirma que "saber de economía hace más fuertes a los ciudadanos". Antes trabajó en Expansión, Actualidad Económica, Europa Press y Deia.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS