El presidente del Eurogrupo dice que España debe hacer más reformas

Los ministros de Economía no esperan un acuerdo sobre Grecia en la reunión de Riga

Fragmento del discurso del presidente del Eurogrupo

En medio del pulso soterrado --o no tan soterrado-- entre Jeoren Dijsselbloem y Luis de Guindos por la presidencia del Eurogrupo, recado para España. El actual presidente del Eurogrupo, el socialdemócrata holandés Jeroen Dijsselbloem, ha resaltado este viernes que la economía española "se está recuperando muy bien", pero ha señalado que el Gobierno de Mariano Rajoy debe hacer más reformas, en particular en el mercado laboral y el sistema tributario. Bruselas, en fin, aplaude con una mano la mejoría de España, pero recuerda con la otra que está muy lejos de la línea de llegada en los planos laboral --con una tasa de paro del 23%-- y fiscal, con el segundo déficit público más abultado de la Unión a pesar de los recortes de los dos últimos años.

"Las cuestiones son conocidas: en el mercado laboral, reformas fiscales, etc. Pero el Gobierno está trabajando en ello", dijo Dijsselbloem a su llegada al Eurogrupo informal de Riga. El Eurogrupo examinará hoy el informe elaborado por los inspectores de la Comisión y del Banco Central Europeo a raíz de su tercera visita de control a Madrid -que tuvo lugar entre el 12 y el 18 de marzo- tras el fin del rescate bancario por el que España recibió 41.300 millones de sus socios europeos.

Más información

En este informe, los inspectores avisan de que, pese a la vuelta al crecimiento, persisten "desequilibrios significativos en la economía española", en particular el paro y la elevada deuda, y piden al Gobierno que adopte "medidas adicionales" para reducir la dualidad en el mercado laboral y que acelere otras reformas como la ley para liberalizar los servicios profesionales.

Pero España no es, ni mucho menos, el asunto central en Riga. Grecia sigue en el centro del debate, aunque hay escasas posibilidades de llegar a un acuerdo en Riga para liberar los más de 7.200 millones pendientes del segundo rescate, condicionados a que Grecia cumpla con las reformas. "Hay un gran sentido de urgencia con Grecia" y "abril no ha terminado" fue todo lo que dijo Dijsselbloem al respecto.

Negociación sobre Grecia

El epicentro de esa negociación estuvo ayer en Bruselas, donde el primer ministro griego, Alexis Tsipras, se reunión con la canciller alemana, Angela Merkel, en los aledaños de la cumbre sobre la inmigración. Merkel y Tsipras pactaron, según la prensa griega, metas fiscales más accesibles para Atenas: superávit primario (antes del pago de intereses) del 1,2% del PIB este año y del 1,5% del PIB el próximo, y una agenda de privatizaciones. Pero las posturas de Grecia y sus acreedores siguen lejos en el meollo de la cuestión: la subida del IVA, la reforma laboral y un nuevo recorte en las pensiones, que Atenas no quiere ver ni en pintura porque traicionaría su programa electoral: no más austeridad que yugule la economía griega, metida en graves problemas por el parón en la actividad, la huida de capitales y el desplome de los ingresos públicos.

Grecia sigue siendo optimista respecto al acuerdo; os socios lo son menos. El pacto podría llegar en el Eurogrupo del 11 de mayo, o incluso en una reunión extraordinaria la semana próxima, si se producen avances en Riga. La posición alemana (y por ende la europea) es clara: dinero a cambio de reformas. La griega también lo es: reformas no significa recortes. De Riga se espera hoy algo de ruido y muy pocas nueves.

La sensación en Bruselas es que Grecia necesita salir del paso con dinero para los próximos pagos, pero que la partida importante es la del tercer rescate, New Deal o como quiera llamarse, para final de junio. Lo demás es teatrillo, salvo que Atenas se quede de veras sin dinero y las voces apocalípticas que hablan de default dentro o fuera del euro acierten. "No puede haber default dentro del euro sin controles de capital, y eso podría llevar al colapso a la economía griega. Las especulaciones se multiplican cuando no hay información", subrayan fuentes europeas.

Sobre la firma

Claudi Pérez

Director adjunto de EL PAíS. Excorresponsal político y económico, exredactor jefe de política nacional, excorresponsal en Bruselas durante toda la crisis del euro y anteriormente especialista en asuntos económicos internacionales. Premio Salvador de Madariaga. Madrid, y antes Bruselas, y aún antes Barcelona.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción