Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Así ven tres estadounidenses la universidad en España

El interés de los estudiantes españoles por temas políticos y el precio de la matrícula, entre las principales diferencias

No superan los 21 años y ya tienen deudas con el banco de más de 13.000 dólares (unos 12.000 euros) al año. Es el precio que han tenido que pagar por cursar estudios universitarios en su país, Estados Unidos. Estos días están de paso por España inmersos en un programa de intercambio de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid y ya tienen una opinión sobre las diferencias entre los sistemas universitarios de ambos países.

Están seguros de que encontrarán un puesto de trabajo y les sorprende la dificultad de los españoles para hacerse un hueco en el mercado laboral. "Sé que si me esfuerzo obtendré una recompensa", asegura Jillian Olson, estudiantes de Psicología en la Virginia Commonwealth University. A su compañero Sam Wilkes, de 20 años, que estudia una doble titulación de marketing y español en la Miami University de Ohio,  le resulta extraño que los jóvenes españoles vivan con sus padres hasta los 30 años. En su país, la entrada a la universidad supone un punto de inflexión sin retorno. Es el inicio de su vida independiente; también en el aspecto económico. A día de hoy compagina sus estudios con horas extra de camarero en un bar de la ciudad.

El tercer eslabón de la cadena es Hanley Sayavong, de 20 años y estudiante de ingeniería medioambiental en la University of Iowa, en Iowa City.  Le apasiona el grado de implicación de los universitarios españoles en política. Cree que son valientes, que se atreven a expresar sus opiniones en público sin miedo a ser juzgados. En su país, dice, este es un tema tabú. 

 

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información