Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los accionistas de Martinsa Fadesa perderán toda su inversión

La cotización en Bolsa de la compañía lleva suspendida desde julio de 2008

La decisión del consejo de administración de Martinsa Fadesa de solicitar la apertura de la liquidación de la compañía tras no llegar a un acuerdo con los acreedores supondrá el fin del viacrucis que sufren los accionistas de la empresa desde julio de 2008. Hace más de seis años, cuando la inmobiliaria se acogió al proceso concursal, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) decidió suspender la cotización de los títulos, cuando la compañía aún valía 680 millones de euros en Bolsa. Dicha suspensión se mantiene en la actualidad y ahora, con la liquidación en marcha, los accionistas ocupan el furgón de cola en el orden de prelación para el cobro y es prácticamente seguro que perderán toda su inversión.

Martinsa Fadesa todavía es un grupo cotizado, pero si incumple con sus obligaciones de información la CNMV puede aprobar su exclusión de Bolsa. La empresa adeuda 6.600 millones de euros a un grupo de acreedores entre los que se encuentra la Sareb, Caixabank, Popular y Abanca. Estas entidades podrán recuperar parte de lo adeudado en el proceso ordenado de liquidación.

Aunque la cotización está suspendida, los accionistas en teoría pueden encontar un comprador a título individual y acudir a un notario para oficializar la venta, o bien pueden pedir a la sociedad de valores con la que trabajen que les busque alguien dispuesto a adquirir su participación. El problema es encontrar a alguien dispuesto a quedarse con unos títulos de un grupo en liquidación. El principal accionista de Martinsa Fadesa es el propio presidente de la compañía, Fernando Martín, que tiene el 60% del capital. La empresa perdió 313 millones de euros en 2014, frente a los 652 millones de números rojos de un año antes.