Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

ACS se sube al AVE de California

La autoridad ferroviaria anuncia la adjudicación provisional de un tramo de 100 kilómetros por 1.200 millones de dólares a un consorcio participado por su filial Dragados

Un consorcio en el que participa la española Dragados, filial de ACS, ha sido seleccionado como la mejor oferta por la autoridad ferroviaria de California para construir el segundo tramo del tren de alta velocidad en ese estado. El contrato es para el diseño y la construcción del tramo de 104 kilómetros entre las localidades de Fresno y North Bakersfield, en el Valle Central de California. Se trata del primer contrato obtenido por una empresa española en un proyecto que destaca por ser la infraestructura civil más grande que hay en marcha en Estados Unidos.

El coste estimado de la obra está entre 1.500 y 2.000 millones de dólares (entre 1.200 y 1.600 millones de euros). La oferta presentada por Dragados y las estadounidenses Flatiron y Shimmick lo rebaja a 1.200 millones (unos 970 millones de euros), por lo que la autoridad ferroviaria lo considera el “mejor precio”. Las propuestas fueron evaluadas en un 30% por sus méritos técnicos y en un 70% por su coste. La decisión fue anunciada el jueves por la tarde (madrugada del viernes en España) y será sometida a votación en el consejo de administración en las próximas semanas.

El proyecto, cuyo nombre oficial es CP 2-3, atraviesa tres condados del corazón agrícola de California (Fresno, Tulare y Kings), que al mismo tiempo es una de las zonas más deprimidas del Estado y con los mayores niveles de desempleo. Incluye aproximadamente 36 cambios de nivel que van a requerir la construcción de viaductos, túneles y puentes. El contrato es tanto para el diseño del tramo como para su construcción. La Autoridad de Alta Velocidad de California destaca el impacto que la construcción tendrá en la economía local. Un 30% de los trabajadores tendrán que ser locales por ley.

El concurso se inició en octubre de 2013 y se presentaron cinco consorcios. De ellos, tres llegaron al final, y los tres con empresas españolas. En uno estaba Dragados, en otro OHL y en el tercero Ferrovial. Las tres empresas se quedaron fuera en el primer concurso, un tramo de 46 kilómetros entre las localidades de Madera y Fresno que ya está en construcción. Para muchos, se trataba de un tramo simbólico, para empezar las obras cuanto antes. El verdadero impulso al proyecto llega con esta nueva adjudicación. “Es un día importante para la construcción del primer tren de alta velocidad de la nación”, dijo el CEO de la Autoridad de Alta Velocidad de California, Jeff Morales, en un comunicado.

El tren de alta velocidad de California es el primero de sus características en Estados Unidos y el proyecto estrella en infraestructuras del gobernador Jerry Brown. Se prevé que cueste 68.000 millones de dólares y cuando esté terminado, en 2029, unirá las dos megarregiones del suroeste, la bahía de San Francisco y la cuenca de Los Ángeles (600 kilómetros) en 2 horas y 40 minutos. Hoy se tarda entre seis y ocho horas en coche. En avión es una hora. En una fecha sin determinar, esa línea llegará al sur hasta San Diego, junto a la frontera de México, y tendrá un total de 24 estaciones.

ACS se sube al AVE de California

El proyecto se paga con fondos federales, y estatales provenientes de impuestos medioambientales. A pesar de haber comenzado ya su construcción, la polémica por el gasto rodea el proyecto, que encuentra una fuerte oposición principalmente en comunidades rurales por las que transcurre el trazado sin parada. Algunos miembros del Partido Republicano han prometido detener el proyecto si llegan a gobernar.

Estados Unidos y Canadá son los principales mercados de expansión internacional de ACS. El segundo tramo del AVE de California era el contrato más grande al que aspiraba la firma hasta ahora. Otros concursos en los que participa el grupo de Florentino Pérez son una autopista en Illinois, proyectos de carreteras en Ohio y Nevada y un puente en Texas.

A finales de 2011, ACS logró también participar en el contrato del llamado AVE del desierto, que unirá las ciudades de Medina y La Meca en Arabia Saudí, el mayor contrato en el exterior logrado por empresas españolas.

Más información