Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las horas pactadas entre empresas y trabajadores vuelven a niveles precrisis

Los convenios firmados hasta septiembre mantienen la moderación salarial

Trabajadores de la fábrica de Seat en Martorell.
Trabajadores de la fábrica de Seat en Martorell.

La modesta recuperación de la actividad en España ha aumentado la jornada laboral de los trabajadores. Así, según los convenios colectivos firmados hasta septiembre, las horas pactadas entre la empresa y la plantilla han alcanzado un máximo desde que empezó la crisis. Por su parte, se mantiene la moderación salarial de los dos últimos años.  

Los datos del departamento que dirige Fátima Báñez indican que trabajadores y empresas pactaron una jornada que, de media, ascendió a 1.760 horas al año. Esta cifra equivale a algo menos de 37 horas semanales. Comparando el dato con la serie histórica, hay que remontarse hasta 2002 para encontrar una jornada superior, aunque la estadística solo recoge medias anuales para los ejercicios anteriores a 2013.

A 30 de septiembre de este año se habían registrado en total 1.319 convenios colectivos, un 8,9% más que en el mismo periodo de 2013, con efectos sobre 4.197.300 trabajadores, cifra que supera en un 12,8% a la del mismo periodo del año pasado.

Tal y como recogen los datos que ha publicado este lunes el Ministerio de Empleo, la subida salarial media alcanzó el 0,56%, ligeramente por encima del dato del pasado mes de agosto (0,55%) e igual que el contabilizado un año antes, según datos provisionales del Ministerio de Empleo. La variación supera en algo más de siete décimas la tasa del IPC interanual para ese mismo mes (-0,2%). Este martes el Instituto Nacional de Estadística (INE) publica el dato desagregado y definitivo de septiembre.

La subida salarial pactada hasta septiembre se encuentra en línea con el Acuerdo Interconfederal de Negociación Colectiva (AENC), que recomendaba a los negociadores de sindicatos y empresarios que los aumentos salariales pactados en 2014 debían ajustarse al ritmo de actividad de la economía española, de tal forma que no excedan del 0,6% siempre que el incremento del PIB a precios constantes de 2013 hubiera sido inferior al 1%.

Diferentes subidas

La mayor parte de los convenios registrados, 725, iniciaron sus efectos económicos antes de 2014, mientras que 594 convenios han sido firmados este año. Estos convenios nuevos recogen una subida salarial media del 0,62%, mientras que los convenios con efectos económicos anteriores a 2014 contemplan un alza salarial del 0,54%.

Del total de convenios registrados hasta septiembre, 931 eran convenios de empresa, con efectos sobre 281.800 trabajadores, mientras que 388 eran convenios de ámbito superior al empresarial y daban amparo a 3.915.500 trabajadores.

La subida salarial media pactada en los convenios de empresa se situó en el 0,46%, igualando la de un año antes, en tanto que el incremento salarial de los convenios de otro ámbito alcanzó el 0,57%, la misma cifra que en igual periodo de 2013.

En las empresas públicas se contemplaba una subida salarial media del 0,12%, mientras que en los convenios de la administración estatal y autonómica las retribuciones permanecieron congeladas. Por sectores, la mayor alza salarial pactada la registró la construcción (+1,22%), seguida de la agricultura (+0,70%), la industria (+0,58%), y los servicios (+0,54%).

Menos descuelgues

La estadística de Empleo revela además que en septiembre se registraron 76 inaplicaciones de convenios, un 51,2% menos que en igual mes de 2013, que afectaron a 1.352 trabajadores, casi doce veces menos que en septiembre del año pasado. En los nueve primeros meses de 2014 se contabilizaron 1.703 descuelgues, un 7,8% menos que en igual periodo de 2013, con efectos sobre 54.489 trabajadores (-58%). La gran mayoría, el 91,4%, corresponden a descuelgues de la cuantía salarial pactada.

El descuelgue de los convenios supone la revisión de las condiciones laborales en las empresas. La reforma laboral introducía mayor facilidad para que empresarios y trabajadores pudieran pactar estas inaplicaciones. El objetivo, según el Gobierno, era el de evitar despidos.