Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El quebranto de Hewlett-Packard

El grupo, germen de Silicon Valley, se parte en dos para sobrevivir a rivales más jóvenes

Logotipo de HP en una conferencia celebrada en Las Vegas (EE UU)
Logotipo de HP en una conferencia celebrada en Las Vegas (EE UU) BLOOMBERG

Hewlett-Packard separa los ordenadores personales e impresoras del resto. Son los productos que el consumidor asoció durante tres décadas a la compañía de Palo Alto, antes de la irrupción de la computación móvil. Ahora los pone en una estructura separada, para intentar aprovechar su potencial en los servicios para empresas. Una maniobra colosal para la corporación que fue germen hace 75 años de lo que se conoce como Silicon Valley.

HP llevaba tiempo explorando qué hacer con esta unidad de negocio, que representa la mitad de los 112.000 millones de dólares (82.880 millones de euros) que este ejercicio espera generar en ingresos. Además de su seña de identidad era también una fuente de sus problemas. El vicepresidente Dion Weisler ha sido elegido para dirigir la nueva sociedad HP Inc. Por su parte, Meg Whitman, su consejera delegada, se dedicará a la compañía que se centrará en sistemas y servicios a empresas, Hewlett-Packard Enterprise.

Leo Apotheker, el anterior ejecutivo de la firma, ya planteó abiertamente que había que separar, e incluso vender, el negocio de ordenadores personales. Ese planteamiento generó un fuerte rechazo interno, hasta el punto de poner su cabeza en bandeja tras la problemática compra de Atonomy. Whitman descartó de inmediato la idea cuando en septiembre de ese año le arrebató la dirección a Apotheker.

El quebranto de Hewlett-Packard

La antigua ejecutiva del portal de subastas eBay era de la opinión de que HP tendría más posibilidades para competir si se preservaba como un conglomerado. Esa escala, decía, le daba poder para negociar con los suministradores de componentes electrónicos, como memorias, procesadores y discos duros. En su lugar inició una reorganización que provocó 55.000 despidos. Ahora la plantilla ronda los 300.000 empleados.

Whitman sí intentó vender otras unidades, como la división de servicios de tecnologías de la información a Infosys y Wipro. Pero no tuvo éxito, como tampoco lo tuvo al ofrecer a IBM su segmento de servidores. La situación llegó hasta tal extremo que tanteó a sus rivales Lenovo y Dell para ofrecer la división de PC. Hasta que la separación en dos bloques se hizo inevitable.

Cronología de un gigante de la informática

  • 1939. Bill Hewlett y Dave Packard, estudiantes de Stanford, fundan la compañía en un garaje.
  • 1957. Poco después de que Palo Alto (California, EE UU) emerja como centro tecnológico, HP comienza a vender acciones a inversores.
  • 1961. HP se estrena en la Bolsa de Nueva York. Un año más tarde entrará en la lista de Fortune 500.
  • 1966. Desarrolla su primera computadora, la HP2216A. Dos años después creará la primera calculadora de sobremesa programable, germen del futuro ordenador personal.
  • 1984. Nace el ordenador portátil, HP110. La compañía inventa las primeras impresoras.
  • 1996. Fallece David Packard. En 2001 morirá Bill Hewlett.
  • 2002. Adquiere Compaq. Cinco años después venderá su primera tableta electrónica.
  • 2005-2011. Compra las empresas Snapfish, Mercury Interactive, Electronic Data, 3Com, ArcSight, 3Com y Autonomy.
  • 2014. Presenta su plan de segregación para las dos líneas de negocio de la empresa.

HP se relaciona demasiado con la vieja tecnología y ya no es el modelo a seguir. Lejos quedan los años en los que Bill Hewlett y Dave Packard crearon una de las compañías más innovadoras del mundo, que revolucionó la informática. Ahora está siendo eclipsada por rivales más jóvenes: HP dominaba hasta hace un año las ventas de ordenadores, pero ahora la líder en este mercado es la china Lenovo.

Whitman insiste en que este paso es posible en este momento “porque la transformación está teniendo éxito”. Los mercados a los que se dirigen estas divisiones, explica, están ahora mucho más separados y cada compañía podrá explotarlos mejor si va en solitario. En el plan de cinco años diseñado por Whitman, el ejercicio 2015 aparece como el de la aceleración del crecimiento.

Pero pese a ese mensaje positivo sobre los progresos conseguidos, algunos analistas tienen claro que HP es una compañía que sigue arrastrando muchos problemas. Roger McNamee, uno de los principales inversores de Silicon Valley, cree que el gigante informático vuelve a llegar tarde otra vez. El cofundador de Elevation Partners opina que la compañía “tiene la agilidad de una bolsa de cemento” y lo atribuye a 20 años de gestión pésima. Los analistas de Cantor Fitzgerald, en cambio, son de la opinión de que Whitman está dando un golpe de efecto “inteligente”. La reflexión que hacen es que la segregación hace a cada empresa más atractiva por separado y HP gana así flexibilidad para vender uno de los negocios o para comprar otros. HP trató de fusionarse con EMC, de informática especializada en almacenamiento de datos. La operación no prosperó por precio y porque a EMC le preocupaba cargar con el lastre de los ordenadores personales. Ahora la separación podría resucitar las conversaciones para convertir HP Enterprises en una especie de IBM.

Como insisten en Cantor, la segregación del negocio le da a la compañía la habilidad para centrarse en las líneas más rentables y ser más agresiva en los servicios para empresas antes rivales como Oracle. La cuestión a partir de ahora es saber cuánta inversión va a destinar HP a la compañía de PC. Eso determinará si la abandona a su suerte o si es una apuesta para no claudicar también ante Dell. Como recuerdan desde Bernstein Research, esta separación no es fruto de las fortalezas, sino que está alimentada por las debilidades del grupo. UBS añade que en la nueva realidad tecnológica, es muy difícil ser buenos a la vez en el sector de consumo y el de empresas.

Tras la noticia, Moody’s y Standard & Poors pusieron enseguida su nota de solvencia en revisión. “Los negocios serán más pequeños y eso debilitará el perfil de beneficio”, aseguran. Barclay’s insistió en la importancia de que se comunique y ejecute bien el proceso.

En cualquier caso, los mercados están respondiendo bien a la gestión de Whitman. Las acciones de HP crecieron un 30% en lo que va de año, tras doblar su valor en 2013. La primera ejecutiva de HP está siguiendo la partitura de IBM, cuando hace una década abandonó el negocio de consumo para dedicarse a las empresas. Vendió los discos duros a Hitachi, los ordenadores personales a Lenovo y las impresoras a Ricoh. Vio en algo intangible como los datos la nueva materia prima que alimenta la economía.

Quizá esta no sea la única segregación de una gran compañía. La semana pasada eBay anunció que separa el negocio del sistema electrónico de pagos PayPal. El próximo candidato podría ser Cisco Systems.