Competencia urge a liberar el taxi en Alemania tras la entrada de Uber

La Generalitat catalana insiste en que inmovilizará los coches que usen la aplicación

Alemania se ha convertido en un banco de pruebas del desafío que supone la entrada de Uber, la aplicación móvil para el transporte urbano, a las regulaciones europeas del servicio del taxi. La compañía estadounidense ya afronta el veto de los gobiernos locales de Berlín y Hamburgo. Los jueces también han dado la razón a los taxistas alemanes y se decantan por la prohibición, aunque no inmediata. Pero este sábado, el supervisor alemán de Competencia, dio aliento a los argumentos de Uber. “Más competencia no va a dañar al mercado del taxi”, afirmó Andreas Mundt, presidente del organismo alemán.

 “La irrupción de Uber debería ser utilizada para llegar a una interpetación más flexible de las reglas existentes”, dijo en declaraciones al periódico Rheinische Post. Para Mundt, el actual sistema, que regula el servico del taxi de forma mucho más estricta que a Uber, no es sostenible.

Uber ha recurrido contra las prohibiciones locales establecidas por los gobiernos de Berlín y Hamburgo, en su batalla global por lograr el visto bueno legal. En frente, la radical oposición de las agrupaciones de taxistas, que ven amenazado su modelo de negocio por una competencia que consideran desleal, al no asumir los mismos costes fiscales, regulatorios y de seguridad.

Ley Catalana

La Generalitat insistió este sábado en que cambiará la ley catalana del taxi para inmovilizar tres meses los coches de la aplicación de transporte de pasajeros entre particulares Uber y el resto de vehículos que practican una competencia desleal al taxi. Esta sanción se sumará a la multa de 4.001 euros ya existente en la legislación catalana.

El cambio para inmovilizar los vehículos se incluirá en la ley de acompañamiento de los presupuestos de la Generalitat para 2015 que está ultimando el Ejecutivo catalán, según explicó este sábado el director general de Transportes y Movilidad, Pere Padrosa.

El servicio de transportes de viajeros entre particulares, Uber, está presente en Barcelona y Madrid. Las autoridades de las dos capitales han mostrado su rechazo a este tipo de transporte colaborativo y han defendido la postura de los taxistas.

Hasta ahora, los Mossos de Esquadra o la Guardia Urbana de Barcelona sólo podían abrir un expediente al particular que ejerce como taxista sin disponer de licencia, pero no podían inmovilizar el vehículo. Eso ha dado lugar, según explicó Padrosa, a que un mismo conductor multado por la mañana fuera "cazado" nuevamente por la tarde.

Padrosa detalló que la Dirección General de Transportes y Movilidad ha abierto otros 100 expedientes de infracción a Uber desde que comenzó a operar en Barcelona en abril, con lo que la compañía ya suma 150 expedientes.

Estas infracciones generan una doble sanción, una para el conductor del vehículo y otra para Uber por ofrecer servicios de transporte sin contar con licencia. Cada multa asciende a 4.001 euros. No obstante, no resulta fácil para la Generalitat cobrar las multas porque Uber está presentando alegaciones y recursos a todas las multas.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS