La OCDE recomienda a los bancos que refuercen capital y limiten dividendos

El organismo alerta de la débil rentabilidad y la dependencia de la financiación del BCE

El secretario general de la OCDE, Ángel Gurría.
El secretario general de la OCDE, Ángel Gurría. EFE

La OCDE ve a la banca española bien posicionada ante la que pretende ser la gran prueba de resistencia del sector en Europa el próximo otoño, pero detecta aún importantes debilidades e insta a las entidades españolas seguir captando capital y mantener una política de limitación de dividendos. La recomendación se alinea con la formulada este verano por el Fondo Monetario Internacional (FMI), que también reclamaba más capital y menos dividendos para facilitar el crédito.

En su informe bienal sobre la economía española, la institución que pilota Ángel Gurría defiende que "resultará importante favorecer las actuaciones de supervisión que impulsen el capital de los bancos" con el fin de "velar por que los bancos permanezcan suficientemente capitalizados para sustentar la recuperación y evitar una dependencia excesiva de la contracción del crédito para mantener los coeficientes de capital".

El organismo destaca la "débil rentabilidad" de la actividad principal de la banca por "la caída de los volúmenes de intermediación, los estrechos márgenes y el deterioro de la calidad de los activos, aún en curso". Esta tendencia queda bien reflejada en los datos del Banco de España: la rentabilidad de la banca española medida por los beneficios sobre los activos totales ha caído desde el 1,11% de 2007 hasta 0,31% en diciembre de 2013.

Más información

De hecho, la OCDE apunta sobre lo coyuntural de la mejora experimentada el año pasado y advierte de que "la rentabilidad aumentó en 2013 impulsada por las menores necesidades de dotación de provisiones con respecto a 2012 y, en menor medida, por factores extraordinarios puntuales y operaciones de carry trade". Este anglicismo hace referencia a las transacciones por las cuales los bancos toman dinero prestado del Banco Central Europeo (BCE) con un coste cercano a cero y lo invierten en deuda pública a 10 años con rentabilidades cercanas al 4%, como es el caso de los títulos españoles a lo largo de 2013.

Y es que la OCDE también advierte de la elevada dependencia de la banca española con respecto a la financiación del BCE, así como la elevada inversión en deuda soberana.

Hay una serie de problemas por los que la OCDE, pese a que aplaude el proceso de saneamiento de la banca española y cree fortalecidas la supervisión y regulación, considera que las entidades españolas deben seguir reforzándose y el principal no es otro que la situación económica en sí: "Los desequilibrios macroeconómicos que persisten, como los elevados niveles de endeudamiento y desempleo, podrían pesar significativamente sobre ellos en los escenarios de mayor tensión".

Además, la morosidad se mantiene como un importante lastre, según el organismo. "El volumen de préstamos dudosos sigue siendo elevado y es posible que las carteras de créditos, en especial los hipotecarios, continúen deteriorándose mientras el desempleo sea elevado. Esta situación exige un control estricto y el mantenimiento de niveles de provisiones y colchones de capital adecuados", apunta el informe.

Aunque han mejorado los niveles de solvencia, la banca española no sale bien parada con respecto a sus competidores europeos en lo que a endeudamiento se refiere, ya que "los coeficientes de apalancamiento mayores que los de sus homólogos europeos y su capital ponderado por riesgo supera el 11%".

En cuanto al proceso de reestructuración, la OCDE menciona los trabajos de la Sareb, el banco malo impulsado por el Gobierno para vender los activos tóxicos del ladrillo, y señala que, si bien el año pasado sufrió pérdidas superiores a lo previsto, en 2014 se prevé una mejora de las ventas y la rentabilidad dependerá de los precios del mercado de la vivienda.

Sobre la firma

Amanda Mars

Corresponsal jefe de EL PAÍS en EE UU. Comenzó su carrera en 2001 en Europa Press, pasó por La Gaceta de los Negocios y en 2006 se incorporó a EL PAÍS, donde fue subjefa de Economía y corresponsal en Nueva York. Desde 2017 vive en Washington. Ha cubierto dos elecciones presidenciales, unas legislativas, dos impeachment y un asalto al Capitolio.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción