El escándalo de Gowex hunde el mercado alternativo

El Gobierno promete endurecer los controles y suspende las ayudas a la firma tecnológica

El ministro Guindos ha asegurado que se reforzarán los controles.Atlas (atlas)

La caída de Gowex ha tenido un efecto devastador sobre las empresas que cotizan en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB) que se han desplomado en Bolsa. Cuatro de ellas ya anunciaron este lunes su abandono de este mercado diseñado para empresas tecnológicas y su pase al mercado continuo. La onda expansiva que ha provocado el fraude de la firma de wifi amenaza incluso con acabar con el propio MAB, cuyos reguladores han quedado en entredicho por su pasividad ante casos recientes como el de Gowex, Zinkia o Bodaclick, todas ellas en concurso de acreedores, y con cientos de inversores atrapados.

La estampida del MAB se entiende ante el fuerte varapalo que han sufrido las empresas desde que hace una semana se destapara el escándalo de Gowex. En la sesión de este lunes, las caídas fueron generalizadas y, en algunos casos, superiores al 20%. Por eso, cuatro firmas decidieron tirar la toalla y solicitar su pase al mercado continuo, en el que cotizan empresas de mayor tamaño y se supone que cuentan con más controles, aunque la multimillonaria suspensión de pagos que protagonizó Pescanova demuestra que tampoco es infalible. Se trata de Carbures, que fabrica estructuras en fibra de carbono; la energética Ebioss y las operadoras de telecomunicaciones Masmóvil Ibercom y Eurona Telecom.

Más información

Desde el Gobierno se intenta tranquilizar a los inversores, sobre todo a los extranjeros, y dar una imagen de que las Bolsas españolas son seguras. El ministro de Economía, Luis de Guindos, se refirió a Gowex como un “caso desgraciado pero singular”, y prometió que el Ejecutivo propondrá reforzar los controles, sobre todo en el mercado alternativo, para evitar estos fallos. “La inmensa mayoría de las empresas españolas son transparentes desde el punto de vista de sus cuentas y de la información que proporcionan a los inversores”, dijo el ministro en la reunión de ministros de Economía, en Bruselas.

Por lo pronto, el Ministerio de Economía ha suspendido las ayudas pendientes concedidas por la Secretaría de Ciencia e Innovación a la compañía de wifi, que suman más de 2,1 millones de euro. Además, Gowex mantiene una deuda viva de 559.063 euros con el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) correspondientes a proyectos de I+D+i de 2011. No obstante, las mayores deudas financieras provienen de líneas de financiación del Instituto de Crédito Oficial (ICO) pero concedidas por bancos privados, que son quienes asumen el riesgo derivado del impago de esos créditos.

Pese a la llamada a la calma, se estima que 5.000 pequeños inversores, que invirtieron entre 10.000 y 15.000 euros de media cada uno, perderán completamente su inversión, según admitió este lunes la Asociación Europea de Inversores Profesionales (Asinver), que denunció la pasada semana ante la Fiscalía General del Estado a Gowex, M&B Auditores, Bolsas y Mercados Españoles (BME) y al asesor registrado Ernst&Young.

Mientras se intenta calmar el pánico de los inversores, arranca la vía judicial de este caso con visos de estafa. Este lunes se conoció que Jenaro García, el expresidente de Gowex, no acudió físicamente a los juzgados sino que remitió a la Audiencia Nacional través de un abogado su confesión de que falsificó las cuentas de los últimos cuatro años. Una vez que se designe la instancia judicial que se hará cargo del caso, un juez le tomará declaración y decidirá las medidas a adoptar y, en su caso, el ingreso en prisión.

Los empleados de Gowex, que cuenta con una plantilla de 170 trabajadores, mostraron este lunes su decepción por el comportamiento del presidente, que la pasada semana se reunió con ellos para asegurarles que la empresa era viable.

La crisis de Gowex amenaza también con dejar sin servicios a cerca de 80 ciudades, tanto en España como en el extranjero, que habían contratado las zonas wifi que desplegaba la empresa de Jenaro García. La primera baja ha sido la Comunidad de Madrid, que anunció la cancelación del proyecto piloto contratado por Metro de Madrid para dar conexión inalámbrica a internet en los andenes y pasillos de sus principales estaciones. También la alcaldía de Madrid paralizará la extensión del wifi abierto por la ciudad. Otros Ayuntamientos (Murcia, Fuerteventura, Valladolid, Burgos, Avilés, Gijón, Langreo y Mieres) han señalado que mantendrán el contrato si no se ve afectado el servicio.

Sobre la firma

Es periodista de la sección de Economía, especializado en Telecomunicaciones y Transporte. Ha desarrollado su carrera en varios medios como Europa Press, El Mundo y ahora EL PAÍS. Es también autor del libro 'España, destino Tercer Mundo'.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción