Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hacienda negociará con las comunidades la rebaja del IRPF

Montoro planea compensarlas con unos 2.000 millones en impuestos medioambientales

Montoro, en la presentación de la reforma fiscal. ,
Montoro, en la presentación de la reforma fiscal. , EFE

El Gobierno tendrá que alcanzar un acuerdo con las comunidades autónomas para que la anunciada rebaja en el impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF) incluida en la reforma fiscal genere el efecto previsto.

Las comunidades reciben la mitad de la recaudación del impuesto sobre la renta. La rebaja del IRPF avanzada por el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, costará unos 6.000 millones de euros brutos —sin el efecto de su impacto en la economía—, y podría perjudicar el sistema de financiación de las comunidades. Para compensarlas, el Gobierno planea regular impuestos medioambientales por importe de unos 2.000 millones de euros en los dos próximos años, según figura en el programa de estabilidad 2014-2017 remitido a Bruselas.

Montoro presentó el pasado viernes el anteproyecto de reforma del sistema tributario con el que pretende recuperar el voto perdido en las pasadas elecciones europeas. La rebaja del IRPF destaca como la medida estrella. El Ejecutivo reducirá los tramos del impuesto de los siete actuales a cinco —se reparten en escalones que van desde los 12.450 euros a los 60.000 euros—. Además, rebaja los tipos de gravamen en todos los tramos. El máximo disminuirá desde el 52% actual hasta el 47% el año que viene y el 45% en 2016. Y el mínimo caerá desde el 24,75% actual al 19% en dos años.

El titular de Hacienda aseguró durante la presentación del anteproyecto de reforma, donde solo avanzó las líneas generales del plan fiscal, que no limitará las competencias de las autonomías en el IRPF. Pero lo cierto es que tendrá que negociar con los Ejecutivos regionales para que no distorsionen el sistema.

Hacienda ha convocado a las autonomías este jueves

Las comunidades tienen capacidad normativa para modificar la escala autonómica del tributo y pueden establecer tantos tramos como quieran siempre que respeten el principio de progresividad. Además, pueden varias el mínimo personal y familiar —las deducciones que recogen la situación familiar del contribuyente— en hasta un 10%.

La mayoría de las comunidades ha incrementado el tramo autonómico durante la crisis. Cataluña, Asturias o Andalucía, por ejemplo, fijaron el tipo máximo en el 56%, cuatro puntos más que la tarifa estatal. Con la subida el tipo marginal máximo de estos territorios quedará en el 51% en 2015 y en el 49% en 2016. Pero además otras comunidades también han introducido nuevos escalones en el impuesto que van desde los 10 tramos de Extremadura a los cuatro de Madrid o Galicia, por ejemplo.

Las comunidades también tienen competencias para modificar los beneficios familiares que Hacienda ha incluido en la reforma. Montoro avanzó que se establecerá un impuesto negativo para las familias numerosas y se elevan todas las deducciones por hijos y familiares a cargo del contribuyente.

Para armonizar la situación el Gobierno ha convocado un Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) —el órgano de interlocución entre el ministerio de Hacienda y las comunidades para asuntos de economía—. Hacienda vinculará la reforma del sistema de financiación a la fiscal.

El ministro quiere aprovechar para reordenar la maraña de tributos propios de las comunidades. El año pasado tenían hasta 70 impuestos diferentes. Para homogeneizar todo tendrá que alcanzar un acuerdo con las comunidades.

Además del 50% de la recaudación del IRPF, las regiones tienen el 50% del IVA y el 58% de los especiales (alcohol, tabaco e hidrocarburos). Pero el Ejecutivo ya ha recalcado que no subirá el IVA y deja entrever que tampoco tocará los especiales por lo que no afectará a las comunidades.

Otro de los puntos a negociar será el impuesto sobre sucesiones y donaciones. Existe mucha disparidad en el tratamiento que las comunidades dan a esta figura tributaria. Hacienda pretende establecer una horquilla para tratar de armonizar esta figura tributaria. Algo parecido ocurre con el impuesto sobre Patrimonio, que desaparece el próximo año pero algunas comunidades reclaman que se mantenga para contar con más recursos. Si el Gobierno decide hacerles caso también regulará unos topes máximos y mínimos para estrechar las diferencias entre comunidades.

El cambio en el IRPF

- El Gobierno reducirá los tramos del impuesto sobre la renta de las personas físicas (IRPF) de siete a cinco.

- Reducirá los tipos en todos los escalones de la tarifa.- 

- El tipo mínimo quedará en el 19% a partir de 2016 para tramos de rentas inferiores a 12.450 euros.

- El tipo máximo bajará desde el 52% actual hasta el 45% dentro de dos años.

- Aumenta el tratamiento favorable a las familias con hijos y dependientes a su cargo.

- Las comunidades tienen capacidad normativa sobre una parte del IRPF. Pueden establecer todos los tramos que quieran siempre que respeten la progresividad.

- Asturias, Cataluña y Andalucía tienen un tipo máximo del IRPF del 56%, cuatro puntos más que el general. Madrid ha dejado el máximo en el 51,5%.

- Los Ejecutivos autonómicos también pueden modificar el mínimo personal y familiar (hasta en un 10%).