Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Renovable y sin cargo al usuario

Chile pone en marcha el mayor parque fotovoltaico de Latinoamérica en un proyecto sin primas

Chile también quiere ser verde y fundar sus esperanzas energéticas en las fuentes renovables. Pero por ahora no lo quiere hacer con cargo al recibo de la luz. La presidenta chilena, Michelle Bachelet, inauguró esta semana en Copiapó, al norte del país, el parque solar fotovoltáico Amanecer Solar CAP, el más grande de Latinoamérica y uno de los mayores del mundo. Aunque su principal novedad es que su financiación y su amortización no tienen ningún tipo de prima como ocurre con el modelo español.

Y es que el proyecto, desarrollado, construido e interconectado por la empresa estadounidense SunEdison, servirá para suministrar energía al grupo CAP, el principal extractor de mineral de hierro y el mayor productor siderúrgico de Chile y procesador de acero del Cono Sur. El grupo minero privado necesitaba un abastecimiento energético propio para sus operaciones en la mina de hierro de Cerro Norte, un macroyacimiento a nueve kilómetros de la planta. El acuerdo de compra de energía con SunEdison cubrirá sus necesidades y el resto se inyectará en el sistema eléctrico nacional, pero sin subvención sobre la electricidad generada por fuentes no renovables. La financiación de la planta Amanecer Solar CAP ha sido posible gracias a la negociación de SunEdison con IFC, institución que forma parte del grupo del banco Mundial, y con Overseas Private Investment Corporation (OPIC), institución de desarrollo financiero del Gobierno de los Estados Unidos.

El complejo, situado en el desierto de Atacama, el más árido del mundo, sorprende con su inmenso jardín de 280 hectáreas, donde se despliegan más de 310.000 paneles solares fotovoltaicos, con una capacidad instalada de 100 megavatios, equivalente al consumo anual de 125.000 hogares en Chile. Representa, por tanto, el 10% de la meta de 1.000 megavatios de capacidad instalada adicional de generación de Energías Renovables No Convencionales (ERNC) fijada en la ambiciosa agenda energética del Gobierno de Bachelet, cuyos detalles sobre la financiación están aún por determinar.

“Chile necesita avanzar con urgencia hacia una matriz más segura, más sostenible, socialmente legítima y con precios razonables. Todos hemos escuchado que el crecimiento requiere energía, pero esto es más categórico: sin energía, no habrá crecimiento y sin sostenibilidad, tampoco. Porque no podemos crecer a costa del medioambiente, o hipotecando el futuro de Chile”, señaló Bachelet en la inauguración.

El mensaje medioambiental fue uno de los fuertes en el discurso que ha llevado a Bachelet de nuevo a la presidencia de Chile. Y este Amanecer Solar CAP, aunque sin participación estatal, puede dar indicios del modelo que quiere la Administración para futuros proyectos.

Los módulos son de silicio monocristalino, un material que no es tóxico ni contaminante y que es reciclable al final de su vida útil. En su primer año de funcionamiento, la planta será capaz de inyectar 270 GW/h de energía limpia al sistema. Para generar esa misma cantidad de energía en una central de generación diésel se necesitarían más de 71 millones de litros de combustible, y evitará la emisión de más de 135.000 toneladas de CO2 anuales, equivalentes a retirar 30.000 automóviles de la circulación.

Fuera de micrófonos, el presidente ejecutivo del grupo acerero y minero, Roberto de Andraca, reconoció que es una apuesta atrevida por parte de CAP, que mantiene un contrato de suministro a 20 años con SunEdison. La alternativa era construir una central de carbón pero los permisos se hubieran demorado notablemente, dadas las exigencias medioambientales y la explotación minera de Cerro Negro Norte no hubiera arrancado. “Había que hacerlo ahora o esperar a que pasara mucho tiempo, 4, 5 o 20 años para construir una central”, admitió el empresario. Por eso la planta fotovoltaica se ha llevado a cabo en el tiempo récord de seis meses.

El proyecto también supone un espaldarazo para la empresa estadounidense. “Esta planta demuestra que la energía solar fotovoltaica es una fuente ideal para diversificar la matriz energética de Chile, reducir los costos y contribuir a la demanda del sistema con energía limpia y sostenible”, indicó el presidente de SunEdison para Europa, África y América Latina, José Pérez, para quien es posible un modelo de energías renovables no sujeto a la subvención pública.

Amanecer Solar CAP es un primer paso para cumplir la meta del Gobierno para 2014-2015 de que un 45% de sus nuevos proyectos basados en fuentes renovables. “Esta planta solar es una buena noticia, pues se trata de energías limpias y renovables, que mejoran nuestra relación con el medio ambiente. Pero también, porque ha sido construida de manera socialmente sostenible”, enfatizó Bachelet.

En la construcción del proyecto se han creado 500 empleos, aunque para su operación sólo se necesitará contratar a 25 profesionales. Finalmente, en caso de cierre, precisaría 100 personas.

 

Fe de errores

En una versión anterior, se señalaba que CAP había invertido 250 millones de dólares en el proyecto, cuando CAP no ha invertido capital, sino que son son IFC, OPIC y SunEdison quienes han financiado la planta. Asimismo, se indicaba que el precio del suministro triplicaba el de la energía convencional, cuando el importe no es público por razones de confidencialidad.