El motor impulsa el mayor avance de la producción industrial en cuatro años

El índice del sector manufacturero refleja un aumento anual del 4,3% en abril

Cadena de montaje de Citroen en Vigo.
Cadena de montaje de Citroen en Vigo. EFE

Las exportaciones y el apoyo público a la compra de vehículos a través del plan PIVE, que el Gobierno planea prorrogar, no dejan de impulsar la fabricación de vehículos. Y la buena marcha del sector del motor impulsa a su vez la producción industrial. El Instituto Nacional de Estadística ha publicado este viernes el índice que mide la evolución de la actividad manufacturera: en tasa anual, corregidos los efectos estacionales y las diferencias de calendario, refleja un avance del 4,3%, el mayor desde marzo de 2010.

Es un avance notable, aunque hay que extremar la cautela ya que esta vez la incidencia de los filtros estadísticos es mayor: la Semana Santa cayó el año pasado en marzo y este en abril, lo que también influye en el ritmo de la actividad industrial. De hecho, sin desestacionalizar, la tasa anual del índice de producción industrial arroja un descenso del 2%.

Más allá de lo atinado de los filtros estadísticos, lo que es ya una certeza es que la producción industrial encadena ya seis meses en positivo, el mayor periodo de expansión en los últimos seis años. La locomotora de esta etapa expansiva es la fabricación de vehículos de motor, que aumentó un 22% en abril respecto al mismo mes de 2013. El mes pasado fue también muy dinámica la fabricación de productos informáticos y electrónicos (un 20% más), aunque su peso relativo en el conjunto de la industria española es menor.

En el mejor momento de la industria influye además la evolución de los dos sectores con mayor peso: la producción alimentaria enlaza meses de crecimiento moderado, cercano al 4% anual, mientras que el suministro de energía ya apenas resta (-1,3%). La fabricación de vehículos está también detrás de que la producción de bienes de equipo avance un 9%, ya que los reglamentos europeos clasifican así los automóviles, pese a que, en la práctica, son bienes de consumo duradero.

El Gobierno ha destacado esta evolución de los bienes de equipo como un indicio de que las empresas aumentan su capacidad productiva. La fabricación de automóviles no se incluiría en este concepto, pero sí la industria de componentes o de elementos metalúrgicos, también al alza. Esta evolución es uno de los argumentos del Ejecutivo de Rajoy para sostener que la economía española aumenta su ritmo de crecimiento.

Conoce en profundidad todas las caras de la moneda.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS