Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El ajuste del crédito a familias y empresas se modera en marzo

La financiación a las sociedades baja un 6,4% y a los hogares se reduce en un 5,4%

El nuevo recorte en el total de la cartera coincide con una recuperación de los nuevos préstamos

Un cartel anuncia una hipoteca para jóvenes.
Un cartel anuncia una hipoteca para jóvenes. EFE

El ajuste de la financiación a las empresas y familias se moderó en marzo gracias a la recuperación del nuevo crédito, que subió con fuerza en el caso de las hipotecas tras años de desplome. La mejora, en cualquier caso, fue insuficiente para compensar el ritmo de amortizaciones y cambiar el signo del total de la cartera. En el caso de las sociedades, el recorte fue del 6,47%, un ritmo ligeramente inferior al de febrero y que deja el total en 1,05 billones, lo que representa el nivel más bajo desde febrero de 2007.

Si solo se atiende al comportamiento de la banca española, el descenso prácticamente se mantiene con un 11%, según los datos del Banco de España. En términos ajustados por las diferencias en el tipo de cambio, vencimientos y saneamientos —flujo efectivo—, el supervisor calcula que la caída fue del 9,5%, lo que sí supone un mayor deterioro que en los meses precedentes.

Para los hogares, el dinero pendiente de devolver a las entidades se reduce a 774.000 millones, lo que supone un 5,4% menos que hace un año y el balance más bajo desde noviembre de hace ocho años. En febrero, el descenso era del 5,5%. En cuanto al flujo efectivo, el descenso es del 4,8%, una décima inferior al de febrero.

El descenso en la financiación es un fenómeno que ha acompañado a la economía española desde el estallido de la burbuja y que los expertos ven necesario para corregir los desequilibrios que causaron la crisis. El ajuste del crédito, sin embargo, agravó la recesión, aceleró el parón inmobiliario y abocó a miles de empresas solventes al cierre. Ahora, concluido el rescate europeo al sector y confirmado el inicio de la recuperación, el recorte sigue sin tocar fondo, tal y como confirman los datos de marzo. No obstante, empiezan a darse algunas señales de recuperación.

El nuevo crédito —datos que aparecen en un epígrafe aparte de las estadísticas que publica el supervisor— creció un 22% en las familias con respecto a marzo de 2013, hasta rozar los 5.300 millones. La mayor parte del repunte se explica por el crecimiento de las hipotecas, que suben en un 40%, hasta los 2.430 millones. En términos absolutos, es el mejor dato mensual desde 2012. En tasa, sin embargo, el hecho de que en marzo de 2013 se celebrase la Semana Santa es lo que explica tan alto incremento.

En cuanto a las empresas, los registros del supervisor indican que la nueva financiación a las pymes creció un 5%, hasta los 11.795 millones de euros. Los créditos de más de un millón de euros, por su parte, bajan un 16%.